Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rafa Nadal libera parte de su agenda para casarse en octubre

El tenista y su novia, María Fernanda Perelló, quieren después de 15 años de relación una ceremonia sin atención mediática en Palma de Mallorca

Rafa Nadal y Xisca Perelló, en Ámsterdam, en febrero de 2018.
Rafa Nadal y Xisca Perelló, en Ámsterdam, en febrero de 2018. CORDON PRESS

Rafa Nadal lleva su vida privada alejada de la atención mediática desde que inició su carrera deportiva y se convirtió en uno de los grandes del tenis mundial. Como deportista atiende sin problemas a la prensa pero se cierra en banda cuando se le pregunta por su vida personal y sobre María Francisca Perelló, Mery, con la que lleva 15 años. El pasado mes de enero se supo que la pareja planeaba casarse este año pero ellos no han dado ninguna información. Eso sí, hay un dato que apunta a que la boda se va a celebrar en octubre, ya que el tenista ha liberado parte de su agenda para esas fechas renunciando a asistir a algunos torneos como el de Pekín. Casarse en primavera es imposible para un tenista como él, que tiene en Roland Garros su cita más importante del año, y luego en Wimbledon.

Palma de Mallorca es el escenario elegido para el enlace. El enclave con más posibilidades de ofrecer lo que busca la pareja que es la discreción está en el norte de la isla. Se trata de La Fortaleza, un castillo del siglo XVII que ocupa la península conocida como Punta Avançada, en Pollença. Es el lugar en que se casaron el jugador de baloncesto Rudy Fernández y la modelo Helen Lindes. Allí podrían blindar su privacidad. Se espera que al enlace asistan 500 invitados, muchos de ellos compañeros del tenista y otros deportistas amigos de él como Pau Gasol o Iker Casillas.

En una de las escasas ocasiones en las que Nadal ha hablado de su vida personal confesó que le gustaría formar una familia. Fue hace dos años: “A mí me encantaría tener algunos hijos. Soy una persona a la que le encantan los niños, soy muy familiar, y evidentemente que sí que me gustaría formar una familia. Pero también te digo que hoy es verdad que van pasando los años y habrá que tomar una decisión, me gustaría empezar a hacer todo eso cuando mi vida deportiva se termine”.

afa Nadal y Mery Perelló, en primavera de 2018 en París.
afa Nadal y Mery Perelló, en primavera de 2018 en París. GTRESONLINE

En ese arranque de sinceridad pocas veces visto en el mallorquín, también reconoció que si su vida deportiva se alargaba mucho tendría que contemplarlo antes de retirarse. Y es que el tenista reconoce que tener una familia y competir a su nivel es complicado, pero resalta que sobre todo lo es para los niños. “Tener que viajar tanto, no sé si es lo ideal para ellos”. Nadal no habla de su retirada todavía pero su edad —cumplirá 33 años el día 5 de junio— y sus lesiones le acercan cada vez más al final de su carrera deportiva.

Mery Perelló ha sido durante 15 años una novia discreta que solo se deja ver en la tribuna de algunos torneos y que evita a la prensa. Sus amigos la describen como "minuciosa, puntillosa, detallista y muy profesional". Es extremadamente sencilla en sus gustos y en la manera de vestir. No le gusta destacar y lo pasa francamente mal cuando se ve en alguna portada de revista. Cuando está en la tribuna de un gran torneo se sabe observada y hace todo lo posible porque no se note su presencia. Suele estar acompaña de la madre y de la hermana de Nadal. Fue precisamente ella quien les presentó en 2005. Su vida profesional también está ligada a la de Nadal. Trabaja en la Fundación que tiene su novio y de la que es presidenta la madre del tenista, Ana María. “Ella se encarga de coordinar los proyectos y de hablar con las diferentes organizaciones con las que colaboramos. Nos llevamos muy bien, así que es muy fácil trabajar así”, explicó su suegra en una entrevista con este periódico.

Mery estudió en la UIB (Universidad de las Illes Balears) Administración y Dirección de Empresas. Durante ese tiempo vivió en Palma (Manacor está a 40 kilómetros de la universidad), en un piso compartido con una compañera, también novia de un amigo de Rafa. Cuando se licenció hizo prácticas en el departamento de Comunicación de Endesa, en Palma de Mallorca, donde trabajó cuatro meses en el verano de 2010. Luego se marchó a vivir a Londres una larga temporada para trabajar en IMG, la mayor multinacional de marketing deportivo, con la que colabora su novio. Allí se especializó en esponsorización, patrocinio y marketing deportivo.

El pasado mes de marzo, al ser preguntada por la discreción que impera en su vida y en la de Nadal durante una entrevista en Onda Cero para hablar de la fundación, respondió: "Hemos optado por la discreción porque preferimos trabajar y tener resultados antes de explicar lo que estamos haciendo. Somos un equipo. En estos años hemos acumulado mucha experiencia, hemos conseguido muchos resultados y creemos que es un momento de aprovechar esa imagen para dar a conocer los proyectos que se desarrollan".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >