Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ya no tenemos edad para eso

El otro día, mientras patinaba, me caí y me fisuré el húmero derecho. Ahora debo tener el brazo derecho inmovilizado un mes como mínimo. Todos los patinadores sabemos que las caídas no son una posibilidad, sino una certeza. Quizás por eso, cuando algunos amigos, cuarentones como yo, me ven con el cabestrillo, me dicen que “ya no tenemos edad para eso” —edad para patinar, esquiar, etcétera—. Y yo les pregunto si planean retomar estas actividades en la vejez o si ya han decidido dejarlas para siempre. Cuando te quedan estadísticamente unos 40 años de vida, me parece un despilfarro vital dejar de hacer algo únicamente porque te puedes lastimar. Es verdad, son muchos mis inconvenientes diarios a causa de la caída, pero no por ello se me pasa por la cabeza dejar de patinar. ¿Acaso vivir no es eso? ¿A qué otras cosas maravillosas estamos renunciando porque creemos que ya no tenemos edad? ¿A qué tipo de caídas tenemos miedo?

Raimundo Alabern de Armenteras. Palma de Mallorca

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >