Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un jover recibe un baño de barro, en una prisión de Porto Velho, en Brasil.
Un jover recibe un baño de barro, en una prisión de Porto Velho, en Brasil.

Redención en las cárceles brasileñas

14 fotos

El baño de lodo, un ritual ancestral amazónico, ayuda a los presos a relajarse y aumentar su autoestima

  • Cientos de reclusos del sistema penintenciario brasileño acuden a las instalaciones que una pequeña ONG local, Acuda, tiene en el medio de las tres prisiones de Porto Velho, Rondonia. Una de las actividades que la organización desarrolla con los presos en régimen privativo es el baño de lodo: un ritual ancestral amazónico destinado a relajar y mejorar la autoestima.
    1Cientos de reclusos del sistema penintenciario brasileño acuden a las instalaciones que una pequeña ONG local, Acuda, tiene en el medio de las tres prisiones de Porto Velho, Rondonia. Una de las actividades que la organización desarrolla con los presos en régimen privativo es el baño de lodo: un ritual ancestral amazónico destinado a relajar y mejorar la autoestima.
  • Antes de que comience el ritual, los hombres son llevados a una sala cerrada para que hagan ejercicio y comiencen a sudar, así consiguen que los poros de la piel se abran de tal manera que el barro y el agua hervida con hierbas tienen un mayor efecto relajante. Durante esta sesión deportiva previa, bailan, ríen, gritan y escuchan la música del grupo Red Hot Chili Pepers a todo volumen.
    2Antes de que comience el ritual, los hombres son llevados a una sala cerrada para que hagan ejercicio y comiencen a sudar, así consiguen que los poros de la piel se abran de tal manera que el barro y el agua hervida con hierbas tienen un mayor efecto relajante. Durante esta sesión deportiva previa, bailan, ríen, gritan y escuchan la música del grupo Red Hot Chili Pepers a todo volumen.
  • La ONG enseña a los presos ténicas espirituales y psíquicas. Aquí lo único que diferencia a los reclusos del resto de personas son los pantalones cortos.
    3La ONG enseña a los presos ténicas espirituales y psíquicas. Aquí lo único que diferencia a los reclusos del resto de personas son los pantalones cortos.
  • En alguna ocasión, se producen encuentros entre víctima y verdugo durante las sesiones de terapia. Esto suele suceder los jueves, cuando vecinos de la ciudad acuden a la organización para tratarse diversas dolencias gratis. Por su parte, los reclusos reciben un diploma una vez finalizada su formación que les capacita para ejercer dicho trabajo.
    4En alguna ocasión, se producen encuentros entre víctima y verdugo durante las sesiones de terapia. Esto suele suceder los jueves, cuando vecinos de la ciudad acuden a la organización para tratarse diversas dolencias gratis. Por su parte, los reclusos reciben un diploma una vez finalizada su formación que les capacita para ejercer dicho trabajo.
  • Los masajes sirven para aliviar múltiples dolores y a muchos convictos, según ellos mismos dicen, les ha ayudado a salir de la depresión y la violencia.
    5Los masajes sirven para aliviar múltiples dolores y a muchos convictos, según ellos mismos dicen, les ha ayudado a salir de la depresión y la violencia.
  • Cualquier recluso de Porto Velho puede acceder a la ayuda de la ONG. Alrededor de 150 personas pasan cada día por sus instalaciones y hasta la fecha el número de fugados no llega a cinco.
    6Cualquier recluso de Porto Velho puede acceder a la ayuda de la ONG. Alrededor de 150 personas pasan cada día por sus instalaciones y hasta la fecha el número de fugados no llega a cinco.
  • Los presos que trabajan en la ONG ven reducida su pena hasta siete días por mes, menos que si trabajasen dentro del penal (15 días por mes). Pero muchos prefieren la asociación, ya que les ofrece apoyo espiritual y mental para afrontar las duras condiciones de las cárceles brasileñas.
    7Los presos que trabajan en la ONG ven reducida su pena hasta siete días por mes, menos que si trabajasen dentro del penal (15 días por mes). Pero muchos prefieren la asociación, ya que les ofrece apoyo espiritual y mental para afrontar las duras condiciones de las cárceles brasileñas.
  • Durante las actividades que se realizan, los presos están todo el tiempo juntos: violadores, narcos, asesinos... Lo que se ha convertido en una especie de experimento para crear una pequeña comunidad en la que todos se ayudan y protegen.
    8Durante las actividades que se realizan, los presos están todo el tiempo juntos: violadores, narcos, asesinos... Lo que se ha convertido en una especie de experimento para crear una pequeña comunidad en la que todos se ayudan y protegen.
  • El objetivo de la ONG es facilitar la reinserción. "Nadie puede obligarles a que abandonen prácticas criminales, por eso trabajamos con ellos para que tomen conciencia de sus actos", aseguran desde la organización. El preso es reeducado y ayudado para que consiga poner en valor la vida, la concordia y las oportunidades que la sociedad les pueda brindar.
    9El objetivo de la ONG es facilitar la reinserción. "Nadie puede obligarles a que abandonen prácticas criminales, por eso trabajamos con ellos para que tomen conciencia de sus actos", aseguran desde la organización. El preso es reeducado y ayudado para que consiga poner en valor la vida, la concordia y las oportunidades que la sociedad les pueda brindar.
  • Muchos jóvenes se ven implicados en asuntos de narcotráfico o consumo de drogas, pues ven en el contrabando y el tráfico una buena oportunidad para hacerse con unos reales (moneda brasileña). Brasil castiga tanto a consumidores como vendedores.
    10Muchos jóvenes se ven implicados en asuntos de narcotráfico o consumo de drogas, pues ven en el contrabando y el tráfico una buena oportunidad para hacerse con unos reales (moneda brasileña). Brasil castiga tanto a consumidores como vendedores.
  • "Hoy es viernes y nos toca baño de lodo”, dice Pedro, uno de los trabajadores de la ONG que sabe bien lo que son las prisiones brasileñas. Tras pasar varios años en el complejo penintenciario de Porto Velho es ahora uno de los líderes de la organización. Sabe cómo tratar con los presos y desarrolla labores de capacitación.
    11"Hoy es viernes y nos toca baño de lodo”, dice Pedro, uno de los trabajadores de la ONG que sabe bien lo que son las prisiones brasileñas. Tras pasar varios años en el complejo penintenciario de Porto Velho es ahora uno de los líderes de la organización. Sabe cómo tratar con los presos y desarrolla labores de capacitación.
  • Las cifras de violencia en Brasil siguen en récord histórico. El año pasado se contabilizaron más de 60.000 muertes violentas en todo el país. Las campañas de 2018 se centraron en cómo atajar este grave asunto de interés público y el debate en torno a la violencia está presente en todos los hogares brasileños. El sistema penitenciario está desbordado y es habitual la superpoblación hasta en las celdas.
    12Las cifras de violencia en Brasil siguen en récord histórico. El año pasado se contabilizaron más de 60.000 muertes violentas en todo el país. Las campañas de 2018 se centraron en cómo atajar este grave asunto de interés público y el debate en torno a la violencia está presente en todos los hogares brasileños. El sistema penitenciario está desbordado y es habitual la superpoblación hasta en las celdas.
  • Al acabar el baño de lodo se forman grandes colas para lavarse y prepararse para la vuelta a las celdas, de 10 metros cuadrados, según declaran los presos, que denuncian que viven en “condiciones infrahumanas”.
    13Al acabar el baño de lodo se forman grandes colas para lavarse y prepararse para la vuelta a las celdas, de 10 metros cuadrados, según declaran los presos, que denuncian que viven en “condiciones infrahumanas”.
  • La ONG desarrolla sus actividades gracias a donaciones y diferentes acuerdos con el Gobierno del Estado de Rondonia. A las instalaciones llega fruta fresca, algo inusual en la dieta carcelaria para los reclusos, que aprovechan las visitas de sus familias para pedir comida y bebidas.
    14La ONG desarrolla sus actividades gracias a donaciones y diferentes acuerdos con el Gobierno del Estado de Rondonia. A las instalaciones llega fruta fresca, algo inusual en la dieta carcelaria para los reclusos, que aprovechan las visitas de sus familias para pedir comida y bebidas.