Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Central Nuclear de Ignalina, en Lituania, construida por los soviéticos.
Central Nuclear de Ignalina, en Lituania, construida por los soviéticos.

La muerte lenta de Ignalina

19 fotos

Lituania entró en la UE en 2004, pero con la condición de desmantelar la central nuclear que garantizaba su independencia energética de Moscú

Ignalina (Lituania)
  • Los dos reactores de la central nuclear de Ignalina aún tienen que ser desmantelados. El calendario estipula que esta zona estará libre de contaminación en 2038.
    1Los dos reactores de la central nuclear de Ignalina aún tienen que ser desmantelados. El calendario estipula que esta zona estará libre de contaminación en 2038.
  • Ina Daukšienė lleva 25 años haciendo visitas para revisar la central de Ignalina.
    2Ina Daukšienė lleva 25 años haciendo visitas para revisar la central de Ignalina.
  • Operarios caminan por los largos pasillos de la planta nuclear soviética de Ignalina (en Lituania).
    3Operarios caminan por los largos pasillos de la planta nuclear soviética de Ignalina (en Lituania).
  • Audrius Kamienas, director general de la central nuclear de Ignalina.
    4Audrius Kamienas, director general de la central nuclear de Ignalina.
  • Uno de los dos reactores nucleares de Ignalina. La UE considera que ambos reactores son más peligrosos que el que estalló en Chernóbil (Ucrania) en 1986.
    5Uno de los dos reactores nucleares de Ignalina. La UE considera que ambos reactores son más peligrosos que el que estalló en Chernóbil (Ucrania) en 1986.
  • Detalle de una de las señales escritas en ruso de la central nuclear, de la época de la URSS, en Ignalina, Lituania.
    6Detalle de una de las señales escritas en ruso de la central nuclear, de la época de la URSS, en Ignalina, Lituania.
  • Alexander Jegorov, en la sala de control de la central nuclear de Ignalina (Lituania).
    7Alexander Jegorov, en la sala de control de la central nuclear de Ignalina (Lituania).
  • Vista desde el interior de uno de los pasillos de la central nuclear de Ignalina que Lituania está desmantelando con fondos europeos.
    8Vista desde el interior de uno de los pasillos de la central nuclear de Ignalina que Lituania está desmantelando con fondos europeos.
  • Una mujer pasa uno de los muchos controles que aseguran que no sale radiactividad de la planta nuclear de Ignalina, en Lituania.
    9Una mujer pasa uno de los muchos controles que aseguran que no sale radiactividad de la planta nuclear de Ignalina, en Lituania.
  • Uno de los paneles de la sala de control de la planta nuclear de Ignalina, en Ucrania.
    10Uno de los paneles de la sala de control de la planta nuclear de Ignalina, en Ucrania.
  • Zenobija Mikelevič, de 50 años, y su esposo, Antanas Mikelevičius, ingeniero hidráulico de 57 viven en la frontera con Bielorrusia, donde se está levantando una central nuclear que no cumple con los estándares europeos y que representa una amenaza para Lituania y la región del Báltico.
    11Zenobija Mikelevič, de 50 años, y su esposo, Antanas Mikelevičius, ingeniero hidráulico de 57 viven en la frontera con Bielorrusia, donde se está levantando una central nuclear que no cumple con los estándares europeos y que representa una amenaza para Lituania y la región del Báltico.
  • Vista del desmantelamiento y descontaminación de la central nuclear de Ignalina, en Lituania.
    12Vista del desmantelamiento y descontaminación de la central nuclear de Ignalina, en Lituania.
  • Parte del panel de control de la central nuclear de Ignalina, en Lituania, donde los mandos están escritos en ruso. La planta fue construida en los ochenta, cuando Lituania formaba parte aún de la URSS.
    13Parte del panel de control de la central nuclear de Ignalina, en Lituania, donde los mandos están escritos en ruso. La planta fue construida en los ochenta, cuando Lituania formaba parte aún de la URSS.
  • Alexander Jegorov, de 60 años, dice que está triste por el desmantelamiento de lo que ha sido su vida durante los últimos 30 años.
    14Alexander Jegorov, de 60 años, dice que está triste por el desmantelamiento de lo que ha sido su vida durante los últimos 30 años.
  • Almacén de residuos nucleares en la central de Ignalina, en Lituania.
    15Almacén de residuos nucleares en la central de Ignalina, en Lituania.
  • Una trabajadora deja su ficha al salir de la central. Los huecos vacíos son el espacio de los empleados que aún están en sus puestos de trabajo o de los más de 3.500 que dimitieron por el rumbo que tuvo que llevar la central: su cierre.
    16Una trabajadora deja su ficha al salir de la central. Los huecos vacíos son el espacio de los empleados que aún están en sus puestos de trabajo o de los más de 3.500 que dimitieron por el rumbo que tuvo que llevar la central: su cierre.
  • Vista de una de las avenidas principales de Visaginas, la ciudad más cercana a la central nuclear, que está perdiendo población desde que se decidió el desmantelamiento de la planta al entrar Lituania en la UE.
    17Vista de una de las avenidas principales de Visaginas, la ciudad más cercana a la central nuclear, que está perdiendo población desde que se decidió el desmantelamiento de la planta al entrar Lituania en la UE.
  • Žygimantas Vaičiūnas, ministro de Energía de Lituania, en su despacho en Vilnius, la capital del país de poco más de tres millones de habitantes.
    18Žygimantas Vaičiūnas, ministro de Energía de Lituania, en su despacho en Vilnius, la capital del país de poco más de tres millones de habitantes.
  • Entrada principal de Ignalina, la central nuclear soviética en Lituania.
    19Entrada principal de Ignalina, la central nuclear soviética en Lituania.