Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los 100 años de César Manrique

Los 100 años de César Manrique

12 fotos

Lanzarote celebra el centenario del visionario que convirtió la isla en su mayor obra de arte. El 24 de abril de 1919, en 'el pueblo de las mil palmeras', nacía el creador que lo defendió de los especuladores. Durante los próximos 365 días se podrán visitar exposiciones y conferencias, así como sus obras, de marcado mensaje ecologista

  • La Fundación César Manrique y el Cabildo de Lanzarote han programado en torno a la obra del artista, doce meses de exposiciones, conferencias y publicaciones. En la fotografía, de uno de los juguetes del viento de Manrique expuesto en el interior de su casa, en Taro de Tahíche.
    1La Fundación César Manrique y el Cabildo de Lanzarote han programado en torno a la obra del artista, doce meses de exposiciones, conferencias y publicaciones. En la fotografía, de uno de los juguetes del viento de Manrique expuesto en el interior de su casa, en Taro de Tahíche. EFE
  • Los próximos 365 días servirán para revisitar la obra del creador polifacético, recuperar su mensaje en contra de la depredación turística y desempolvar los recuerdos que guardan los amigos de este "genio total". En la foto, el Jardín de Cactus, espacio inaugurado en 1991, en una antigua zona de extracción de áridos de Lanzarote, que se había convertido en un basurero. Fue la última gran intervención de César Manrique en la isla.
    2Los próximos 365 días servirán para revisitar la obra del creador polifacético, recuperar su mensaje en contra de la depredación turística y desempolvar los recuerdos que guardan los amigos de este "genio total". En la foto, el Jardín de Cactus, espacio inaugurado en 1991, en una antigua zona de extracción de áridos de Lanzarote, que se había convertido en un basurero. Fue la última gran intervención de César Manrique en la isla. EFE
  • Los recuerdos de sus amigos rescatan a un Manrique con un gran sentido de la amistad y el humor, así como al personaje incómodo para algunos, por su capacidad para convencer a la gente que habitaba una isla sin grandes perspectivas económicas en aquellos momentos, de la amenaza que suponían los que llegaban con maletines y promesas de desarrollo. En la imagen, la Casa Museo del Campesino, cuya construcción comenzó en 1968, entre los pueblos de Mozaga y San Bartolomé.
    3Los recuerdos de sus amigos rescatan a un Manrique con un gran sentido de la amistad y el humor, así como al personaje incómodo para algunos, por su capacidad para convencer a la gente que habitaba una isla sin grandes perspectivas económicas en aquellos momentos, de la amenaza que suponían los que llegaban con maletines y promesas de desarrollo. En la imagen, la Casa Museo del Campesino, cuya construcción comenzó en 1968, entre los pueblos de Mozaga y San Bartolomé. EFE
  • En la imagen, el interior de los Jameos del Agua, un espacio construido entre 1964 y 1966, en un tubo volcánico del norte de la isla. Se trata de una de las obras esenciales en la trayectoria del creador. Además de representar su primera gran actuación de arte público en el paisaje lanzaroteño, el proyecto lo encaminó de forma decisiva hacia el concepto de Arte-Naturaleza.
    4En la imagen, el interior de los Jameos del Agua, un espacio construido entre 1964 y 1966, en un tubo volcánico del norte de la isla. Se trata de una de las obras esenciales en la trayectoria del creador. Además de representar su primera gran actuación de arte público en el paisaje lanzaroteño, el proyecto lo encaminó de forma decisiva hacia el concepto de Arte-Naturaleza. EFE
  • Santiago Hernández fue las manos de César Manrique durante casi tres décadas. Este soldador del Cabildo, hoy ya jubilado, comenzó a trabajar con el artista durante la construcción de los Jameos del Agua, en la imagen.
    5Santiago Hernández fue las manos de César Manrique durante casi tres décadas. Este soldador del Cabildo, hoy ya jubilado, comenzó a trabajar con el artista durante la construcción de los Jameos del Agua, en la imagen. EFE
  • En febrero de 1974, César Manrique y Pepe Dámaso crearon El Almacén, un espacio que revolucionaría la cultura insular con propuestas atrevidas que abrían Lanzarote al mundo de las vanguardias. Durante los primeros años de vida confluyeron creadores y artistas de la talla de Alberti, Aranguren, Espert, el dramaturgo Francisco Nieva o Antonio López, entre otros. En la fotografía, el Mirador del Río, frente al islote de La Graciosa.
    6En febrero de 1974, César Manrique y Pepe Dámaso crearon El Almacén, un espacio que revolucionaría la cultura insular con propuestas atrevidas que abrían Lanzarote al mundo de las vanguardias. Durante los primeros años de vida confluyeron creadores y artistas de la talla de Alberti, Aranguren, Espert, el dramaturgo Francisco Nieva o Antonio López, entre otros. En la fotografía, el Mirador del Río, frente al islote de La Graciosa. EFE
  • La actriz Núria Espert visitó la isla invitada por Manrique y relató que se dio cuenta de que estaba "al lado de un 'genio total', alguien con una visión de futuro extraordinaria y una voluntad decidida de luchar para que nadie estropeara aquello que la naturaleza había hecho". En la imagen, el Monumento a la Fecundidad culmina la Casa Museo del Campesino, con la que el artista quiso reconocer el esfuerzo de los campesinos de Lanzarote, que se enfrentaron a las condiciones más adversas para dar vida al territorio.
    7La actriz Núria Espert visitó la isla invitada por Manrique y relató que se dio cuenta de que estaba "al lado de un 'genio total', alguien con una visión de futuro extraordinaria y una voluntad decidida de luchar para que nadie estropeara aquello que la naturaleza había hecho". En la imagen, el Monumento a la Fecundidad culmina la Casa Museo del Campesino, con la que el artista quiso reconocer el esfuerzo de los campesinos de Lanzarote, que se enfrentaron a las condiciones más adversas para dar vida al territorio. EFE
  • En la foto, interior de Taro de Tahíche, la espectacular casa de César Manrique. En la construcción, de 1968, Manrique sacó partido al espacio natural formado por las cinco burbujas volcánicas de una colada de lava de Teguise, actual sede de la Fundación que lleva su nombre.
    8En la foto, interior de Taro de Tahíche, la espectacular casa de César Manrique. En la construcción, de 1968, Manrique sacó partido al espacio natural formado por las cinco burbujas volcánicas de una colada de lava de Teguise, actual sede de la Fundación que lleva su nombre. EFE
  • Su dedicación al paisaje y al ecologismo tal vez haya dejado oculta la valía de Manrique como artista plástico, "pero su trabajo con la tierra y los dibujos de fantasías son consecuencia de un entusiasmo por ver o hacer ver como hay pocos en la historia del arte del siglo XX en Canarias", comenta el escritor Juan Cruz. En la foto, el Mirador de La Peña, construido en El Hierro, en un lugar desde el que se contempla el espectacular valle del Golfo.
    9Su dedicación al paisaje y al ecologismo tal vez haya dejado oculta la valía de Manrique como artista plástico, "pero su trabajo con la tierra y los dibujos de fantasías son consecuencia de un entusiasmo por ver o hacer ver como hay pocos en la historia del arte del siglo XX en Canarias", comenta el escritor Juan Cruz. En la foto, el Mirador de La Peña, construido en El Hierro, en un lugar desde el que se contempla el espectacular valle del Golfo. EFE
  • A su regreso a Canarias, tras años residiendo en Madrid y Nueva York, en pleno despegue turístico de las islas, Manrique lideró algunos proyectos de regeneración de núcleos costeros. En la imagen, uno de los Juguetes de Viento creados por Manrique.
    10A su regreso a Canarias, tras años residiendo en Madrid y Nueva York, en pleno despegue turístico de las islas, Manrique lideró algunos proyectos de regeneración de núcleos costeros. En la imagen, uno de los Juguetes de Viento creados por Manrique. EFE
  • El artista lanzaroteño murió después de haber visto cómo había quedado el primer módulo de un Juguete del Viento que planeaba llevar a Estados Unidos. En la imagen, uno de los núcleos costeros regenerados de Manrique.
    11El artista lanzaroteño murió después de haber visto cómo había quedado el primer módulo de un Juguete del Viento que planeaba llevar a Estados Unidos. En la imagen, uno de los núcleos costeros regenerados de Manrique. EFE
  • "Después de hablar conmigo tuvo el accidente de tráfico", recuerda Santiago. Eso ocurrió el 25 de septiembre de 1992 y el Juguete de Viento que estaba creando se terminó, pero jamás llegó a Estados Unidos. En la imagen, el restaurante de las Montañas del Fuego, creado por César Manrique en el Parque Nacional de Timanfaya.
    12"Después de hablar conmigo tuvo el accidente de tráfico", recuerda Santiago. Eso ocurrió el 25 de septiembre de 1992 y el Juguete de Viento que estaba creando se terminó, pero jamás llegó a Estados Unidos. En la imagen, el restaurante de las Montañas del Fuego, creado por César Manrique en el Parque Nacional de Timanfaya. EFE