Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sebastian Errazuriz instala la Tierra en directo a pie de calle en Nueva York

Instagram se ha llenado de 'selfies' con este gran globo terráqueo en el 'hashtag' #blumarble. Puede verse hasta el 14 de abril

blue marble
La instalación ‘blu Marble’, del artista Sebastian Errazuriz, está las 24 horas del día retransmitiendo imágenes de la Tierra en la calle Ludlow de Nueva York.

Eran las 00:00 cuando Sebastian Errazuriz (Chile, 1977) apareció bostezando en más de 50 pantallas de Times Square. Y no porque las cámaras de la zona le pillaran infraganti y decidieran hacerle escarnio público. Etenía la intención de contagiar el sueño a los vecinos workaholics de Nueva York. "Quería proponerle una pausa a la ciudad que nunca duerme. También generar una cierta resistencia al mercado capitalista en su máxima expresión. Que es, al fin y al cabo, en lo que consiste la plaza de Times Square".

Sebastian Errazuriz sigue empeñado en difundir su discurso a pie de calle: ahora, con la instalación blu Marble, que puede verse hasta el 14 de abril en el número 159 de la Ludlow Street, al sureste de Manhattan, ocupando uno de los últimos mini solares que todavía quedan sin construir. ¿Otro acto de resistencia?

blu Marble
Sebastian Errazuriz posa delante de su obra, minutos después de su inauguración. |

"Mi idea, más bien, era hacer una pieza macro. Algo que permitiera escaparnos de Nueva York y acercarnos a un nivel más planetario". Con un ejercicio de introspección añadido: "Delante de la obra puedes ver dónde vives realmente, cuál es tu posición en el mundo. Al mismo tiempo, puedes ser consciente de que la Tierra no es más que un pequeño balón en medio del universo".

Hablando por Skype en su descanso del mediodía, el chileno explica el porqué de blu Marble: en 2019 se cumplen 50 años de la primera vez que el hombre pisó la Luna. A la hazaña de Neil Armstrong se le puede sumar la del Apolo 17, tres años después, cuando los estadounidenses fotografiaron la Tierra desde el espacio, también por primera vez, en diciembre de 1972. Con aquella instantánea el planeta se ganó el apodo de Blue Marble (canica azul).

Pero Sebastian Errazuriz ha sabido más que otros sacarle partido a esta fotografía universal: "Me enteré de que había un satélite de la NASA que ofrecía la imagen en directo. Así que desarrollamos un software para que la retransmisión se pudiera ver en la calle, con una progresión lenta en formato vídeo, a través de una pantalla LED circular de algo más de seis metros de altura".

blu Marble
Mucho antes de que la compañía Blu propusiera financiar el proyecto, Sebastian Errazuriz ya había planeado su instalación hasta el mínimo detalle.

Su equipo tardó casi ocho meses en rematar el proyecto. Lo interesante, sin embargo, fue cómo empezó: "Los bocetos los tenía hechos desde hacía tiempo". Cuando estaba en una charla en Silicon Valley, entre expertos de tecnología, hablando de uno de sus temas favoritos por qué el arte público sí puede mejorar el mundo, "bajé del escenario, entregué el micrófono y me vino un tío diciendo que quería que colaborásemos, que si tenía alguna idea en mente estaría encantando de financiarla. Su empresa, la primera en comercializar cigarrillos de vapor en Estados Unidos, se llama Blu. Y enseguida me acordé del marble gigante que había diseñado".

Aún había que convencer a los ejecutivos de la compañía: "Les presenté la propuesta creyendo que se iban a asustar, pensando que sería demasiado grande para ellos, y lo curioso fue ver que realmente empezaron a animarse". La negociación era delicada: Errazuriz quería asegurarse de "que aquello no acabase siendo una acción publicitaria". Y no lo ha sido: en la instalación solo hay un letrero, en la parte inferior izquierda, que informa al público de que está viendo un live streaming desde el satélite GOES-16.

Hay perros con suerte. El de la fotografía, Sadie The Poo, consiguió una porción de pizza a 99 centavos después de fotografiarse con el planeta Tierra. Larga vida al arte público.
Hay perros con suerte. El de la fotografía, Sadie The Poo, consiguió una porción de pizza a 99 centavos después de fotografiarse con el planeta Tierra. Larga vida al arte público.

"Quien vea la obra no encontrará más información que esa", subraya el artista, que también ha añadido el hashtag #blumarble en las vallas de seguridad, para que quienes no puedan ver la obra a pie de calle puedan seguirla a través de Instagram, donde hay más de 20.000 publicaciones hechas sobre la canica azul (también en #bluemarble).

Es el nuevo retrato con E.T. y la luna, el selfie efímero del momento. Que se lo digan a los propietarios del local Pizza & Burger, que se ubica en la misma acera. ¿Habrán hecho el agosto? "Seguramente sí", confirma Errazuriz y bromea: "Aunque si yo fuese el dueño me hubiera cambiado el nombre por otro que diese más juego. Algo así como Pizza Universo. ¿Cómo lo ves?".

Ver esta publicación en Instagram

Más información