Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La última locura de Luis Miguel: lanzarle un micrófono a un técnico en un concierto

En pleno espectáculo en Panamá, el cantante mexicano mostró su malestar por la calidad del sonido y acabó peleándose tras el escenario

Luis Miguel sonidista
Luis Miguel, en un concierto en Bogotá el 16 de marzo. EFE

Luis Miguel es conocido por sus rancheras, sus baladas y su chorro de voz. Pero también por su mal genio y su, en ocasiones, falta de profesionalidad, que le hace provocar más de un escándalo. El último ocurrió el martes por la noche en un concierto que tuvo lugar en Panamá y en el que se peleó con un técnico de sonido. En concreto, el cantante mexicano acabó lanzándole un micrófono a su ayudante. 

Todo ocurrió cuando el astro daba un recital en el Centro de Convenciones Amador de la capital panameña. El Sol de México no se encontraba a gusto con el sonido, se le notaba en los gestos que recogen los vídeos de algunos de los asistentes. Mientras canta el tema Decídete, ya en la segunda parte del concierto, empieza a hacer gestos a los técnicos del backstage para que acudan. Finalmente, decide acercarse él —sin quitar la sonrisa ante los asistentes—, se pone a hablar con un técnico... y al final del vídeo se ve cómo le lanza enfurecido el micrófono a uno de ellos, hasta se puede escuchar el golpe. 

De hecho, el golpe es solo el final de una serie de amagos que se ve hacer al cantante sobre el escenario. En un vídeo de otra actuación (cuando canta Hasta que me olvides) que han subido los fans, se ve cómo, muy serio y enfadado, amaga en un par de ocasiones con lanzarle el micrófono a alguien. Esos mismos seguidores se han preguntado a quién trataba de tirarle el micro el artista. "De joven cantante, de viejo pugilista", comentaban otros. Mientras que algunos alaban su espectáculo, también están quienes afirman que el concierto fue "desagradable", que había grandes vacíos entre las canciones o que no se pidieron bises. Además, también aseguran que el público se marchó del recinto antes incluso de que acabara el concierto, dada la baja calidad del mismo.

En octubre, Luis Miguel ya tuvo un incidente precisamente con un técnico de sonido —aunque se desconoce si el mismo que ahora— en el Auditorio Nacional de México. Entonces, se enfadó porque la calidad del sonido no era buena y empezó a gritarle y a lanzarle las flores blancas que le regalaba su público.

El de Panamá es el último de una larga lista de conciertos en el que el ídolo de masas mexicano ha tenido problemas. El pasado diciembre, en el mismo Auditorio Nacional de México, el artista llegó hora y media tarde y aparentemente borracho, algo que ya le había ocurrido en otra de sus actuaciones menos de un mes atrás, también en su país natal. 

Uno de sus grandes escándalos llegó en 2015 en un concierto en Mérida, Yucatán (México). Entonces, y después de que el público pasara una hora esperándole, tuvo que salir a escena el organizador del evento: "El artista simple y sencillamente se metió a su cuarto, pidió botellas de alcohol y está emborrachándose, por eso es que no se presentó y esa es la verdad. No sabemos si va a venir, no ha tenido ni la decencia de cancelar".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >