Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ataque terrorista en Nueva Zelanda

El ataque perpetrado a las dos mezquitas de la ciudad de Christchurch debe abrirnos los ojos. Es hora de unirnos contra los terroristas. Musulmanes y no musulmanes no podemos seguir culpándonos los unos a los otros mientras ellos se ríen.

El terrorismo no conoce religión ni moralidad. Hay distintos factores que pueden incitar a alguien a cometer este delito, pero yo pienso que el más relevante es el desconocimiento del “otro”. Ninguna religión enseña a atacar los templos ajenos o a matar a las personas por tener otra creencia. Entonces, ¿qué enseñanza estarían siguiendo y por quién estarían cometiendo este pecado tan grave?

La paz del corazón no se puede conseguir matando o perjudicando al prójimo, sino con ayuda, cooperación y el deseo de limpiar las lágrimas de la humanidad.

Imam Malik Tariq Mahmood, misionero de la Comunidad Musulmana Ahmadía. Pico Rivera, California (EE UU)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >