Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
AGENDA PÚBLICA ANÁLISIS i

Llegó la hora de Moon

Ha llegado el momento de que el presidente surcoreano dé un paso al frente y vuelva a liderar el proceso diplomático en la Península Coreana

El presidente surcoreano durante su reunión con Trump el año pasado en la Casa Blanca.
El presidente surcoreano durante su reunión con Trump el año pasado en la Casa Blanca. EFE

Y ahora, ¿qué hacer con Corea del Norte? Esta es la gran pregunta toda vez que Donald Trump y Kim Jong-un no han logrado firmar un acuerdo en Vietnam. Pero Pyongyang sigue en posesión de su arsenal nuclear y de misiles balísticos, así que ha llegado el momento de que el presidente surcoreano dé un paso al frente.

El principal obstáculo radica en que EE UU y Corea del Norte no se fían del otro. Pyongyang cree que necesita sus armas nucleares para evitar que Kim Jong-un acabe como en su día lo hicieron Sadam Husein o Muamar el Gadafi. Washington piensa que comenzar a levantar las sanciones sobre el régimen norcoreano demasiado pronto resultará en una desnuclearización tan solo parcial. A primera vista, parece imposible que alcancen un acuerdo. Es por ello que el papel de Seúl es primordial.

El presidente Moon Jae-in es el principal impulsor y valedor del actual proceso diplomático. Fue él quien extendió una oferta a Corea del Norte para que participase en los Juegos Olímpicos de Pyeongchang. También quien se reunió con Kim dos días después de que Trump cancelase la cumbre de Singapur. Y ha sido quien una y otra vez ha insistido en que todo proceso de paz llevará años y sufrirá reveses.

Hoy se celebra el centenario de la declaración de independencia coreana. Moon realizará un discurso acerca del futuro de la península coreana. Es prácticamente seguro que abordará la reconciliación, cooperación económica y distensión militar entre las dos Coreas. En Seúl también se vuelve a hablar de una próxima visita de Kim a Corea del Sur, que serviría para reiniciar el proceso diplomático al más alto nivel. Y es seguro que la Casa Azul (sede de la presidencia surcoreana) interpelará a la Casa Blanca en las próximas semanas para que Trump y Kim se vuelvan a reunir.

¿Servirá todo esto para que EE  UU y Corea del Norte logren un acuerdo? Hay que tener en cuenta que ambos países han venido acercando posturas estos últimos meses. Washington ha accedido a que la ayuda humanitaria vuelva a fluir hacia Corea del Norte y ha puesto sobre la mesa la promesa de rebajar sanciones a lo largo del proceso de desnuclearización. Pyongyang ha accedido a desmantelar el complejo nuclear de Yongbyon y a la presencia de inspectores internacionales en su suelo. Además, Kim ha afirmado por primera vez en público que está dispuesto a que Corea del Norte elimine su programa nuclear.

Es de esperar que Trump y Kim firmen un acuerdo en los próximos meses, sobre todo cuando se acerquen las elecciones a la Casa Blanca. Pero es necesario que Moon lidere el proceso. Su papel será crucial en los próximos días y semanas.

Ramón Pacheco Pardo es catedrático KF-VUB Corea de la Universidad Libre de Bruselas y profesor titular del King’s College de Londres. Este artículo ha sido elaborado por Agenda Pública para EL PAÍS.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >