Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de los protagonistas de ‘Empire’, detenido por simular una agresión homófoba y racista

La policía de Chicago arresta al intérprete de la serie de FOX, acusado de mentir cuando afirmó que había sido golpeado por dos hombres enmascarados que gritaron el lema de campaña de Trump

Fotografía de Jussie Smollett otorgada por el departamento de la policía de Chicago.
Fotografía de Jussie Smollett otorgada por el departamento de la policía de Chicago. AP

El actor afroamericano Jussie Smollett protagoniza estos días una truculenta historia fuera de cámara. Smollett, uno de los protagonistas de la premiada serie Empire, fue arrestado el jueves por presentar una denuncia falsa a la policía. El artista, que denunció el 28 de enero haber sido víctima de un ataque racista y homófobo, fue en realidad el impulsor del montaje, según la policía de Chicago. Los dos "atacantes" que golpearon a Smollett en plena calle hasta dejarlo con contusiones y una costilla rota fueron contratados por el mismo actor.

Smollett "explotó el dolor y la ira del racismo para promover su carrera", sostuvo este jueves en una conferencia de prensa Eddie Johnson, superintendente de la policía de Chicago. El juez fijó una fianza de de 100.000 dólares para la estrella de televisión, que ha sido puesto en libertad condicional y de quien se espera que vuelva a los tribunales el 14 de marzo. 

Las autoridades barajan que el motor detrás de la farsa de Smollett es que el actor estaba insatisfecho con su salario y por eso pagó 3.500 dólares a dos hermanos —uno de ellos compañero de elenco en la serie— para que lo atacaran. El magistrado ha asegurado que si los hechos son verdad resultan "despreciables" y "absolutamente indignantes".

Smollett intentó no dejar cabos sueltos. Johnson afirmó este miércoles que el actor "trató en un primer momento de captar la atención enviando una carta falsa con lenguaje racial, homofóbico y político", a los estudios Fox de Chicago, donde se graba actualmente la sexta temporada de Empire, que aborda la historia de una compañía de música y que se emite a través de FOX Life en España. La misiva tenía letras recortadas de revistas que decían: "Vas a morir, negro maricón" y en el sobre la palabra "MAGA" [Make America Great Again]", en referencia a la frase utilizada por el presidente Donald Trump durante su campaña presidencial que se traduce por Hagamos que América vuelva a ser grande. Tras la rueda de prensa de las autoridades policiales, el mandatario publicó en su cuenta de Twitter: “@JussieSmollett, ¿qué pasa con MAGA y las decenas de millones de personas a las que insultaste con tus comentarios racistas y peligrosos? #MAGA”.

Días después de que la carta llegara al estudio de televisión, Smollett iba andando a las dos de la madrugada por las calles de Chicago cuando dos sujetos con pasamontañas le gritaron insultos racistas y homófobos -el actor es abiertamente homosexual-, lo golpearon, le pusieron una soga alrededor del cuello y lo rociaron con lejía. "Estamos en un país MAGA”, le habrían gritado antes de huir, según el relato del actor, quien además detalló que los agresores eran blancos. La policía le tomó declaraciones en el hospital y abrieron una investigación por delitos de odio. Tras revisar las cámaras de vigilancia de la calle, dieron con el taxi al que se subieron los dos “atacantes” y constataron que se dirigieron al aeropuerto. Se trataba de Ola y Abel Osundairo, dos hermanos nigerianos que volaron ese mismo día a su país de origen. Pero tenían un pasaje de retorno a EE UU para el 13 de febrero. “Algo olía a podrido”, sostuvo Edward Wodnick, comandante de la división de detectives centrales del área.

Cuando los hermanos regresaron a Chicago la policía los puso bajo custodia en la aduana. Ellos confesaron que Smollett les había pagado 3.500 dólares para que lo golpearan en la calle. "Pudimos probar esos hechos", dijo Wodnick. Los hombres fueron liberados y la policía acudió a la justicia. Según las autoridades, los registros telefónicos muestran que el actor habló con los hermanos antes y después del ataque. Smollett dijo en una entrevista a ABC emitida el jueves pasado que se sentía "victimizado" ante las sospechas que circulaban en torno a su historia. En una declaración difundida la noche del sábado, los abogados del intérprete aseguraron que el actor es "víctima de un crimen de odio".

Frente al giro que dio el relato, la policía trabajó con la oficina del fiscal del Estado y acudió al gran jurado. Finalmente, la Fiscalía aprobó un cargo de delito contra Smollett por conducta desordenada y por presuntamente presentar un informe policial falso. Según la ley de Illinois, el actor de 36 años podría enfrentarse a tres años de prisión si es declarado culpable. Por su parte, Fox Entertainment y 20th Century Fox Television emitieron un comunicado: "Entendemos la seriedad de este asunto y respetamos el proceso legal. Estamos evaluando la situación y estamos considerando nuestras opciones".

En un país donde el racismo es el gran pecado nacional, el montaje de Smollett es un puñal en la espalda. Fueron muchas las celebridades que al conocer la historia inicial salieron a apoyar públicamente al actor como la ganadora del Oscar Viola Davis y la modelo Naomi Campbell. "Somos mejores que esto. Estados Unidos es mejor que esto. (...) Mantén la cabeza en alto, Jussie. Estoy contigo. Este es otro maldito día en Estados Unidos", dijo a través de un vídeo Lee Daniels, creador de Empire. Ahora el debate es otro: “Me preocupa que los crímenes de odio se perciban hoy con escepticismo”, apuntó este miércoles el superintendente de Chicago.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >