Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Consomé, cuatro langostinos y paletilla en Nochebuena para Urdangarin en prisión

La cárcel de Brieva (Ávila) elige los menús que servirá el 24 y el 25 de diciembre a las presas y al marido de Cristina de Borbón

Iñaki Urdangarin, marido de la infanta Cristina, sale de la Audiencia de Palma de Mallorca, el 13 de junio de 2018.
Iñaki Urdangarin, marido de la infanta Cristina, sale de la Audiencia de Palma de Mallorca, el 13 de junio de 2018.

La Navidad también llega a las cárceles españolas. El Centro Penitenciario de mujeres de Brieva (Ávila), donde está recluido desde el pasado 18 de junio Iñaki Urdangarin, marido de Cristina de Borbón, ya ha elegido el menú que servirá a éste y a las reclusas en la noche del próximo 24 de diciembre y al día siguiente. Según la orden interna, a la que ha tenido acceso EL PAÍS, el cuñado de Felipe VI y las presas podrán disfrutar en Nochebuena de primer plato un “consomé al Jerez”, cuatro langostinos, tres lonchas de chorizo ibérico, tres de lomo embuchado y una cuña de queso. De segundo, degustarán “paletilla de cordero con ensalada de escarola”, salvo que se decante por el menú vegetariano, compuesto en este caso por “cinco espárragos y dos pimientos rellenos”. De postre, todos los internos recibirán una mousse, “dulces de navidad” y sidra.

El día de Navidad se iniciará con un desayuno especial compuesto de chocolate con churros, además de los habituales pan, mantequilla y mermelada. Al mediodía, la cárcel servirá a los reclusos en primer lugar un plato compuesto de berenjena, coliflor y calabacín rebozados y dos rollitos de primavera. De segundo, un "entrecot con ensalada". De postre, la dirección del centro se ha decantado por "fruta y dulces de Navidad".

Es costumbre que Instituciones Penitenciarias haga un esfuerzo presupuestario para ofrecer a los algo más de 50.000 personas actualmente recluidas en establecimientos penitenciarios dependientes del Ministerio del Interior —la Generalitat tiene transferidas las competencias sobre las cárceles en esta comunidad— menús especiales durante los días más significativos de las fiestas navideñas. Así, el gasto fijado por preso y día en manutención, incluyendo desayuno, comida y cena, es durante el resto del año de 3,75 euros. Para los días de las festividades navideñas ese importe se dobla. Un esfuerzo económico que sólo se repite otra vez a lo largo del año: el 24 de septiembre, Festividad de La Merced, patrona de Prisiones.

Desde que Urdangarin ingresó hace seis meses en la cárcel de Brieva para cumplir la condena de cinco años y diez meses por el caso Nóos, han transcendido pocos datos sobre su estancia. Y ello a pesar de que varios grupos políticos han presentado preguntas en el Congreso y el Senado para que el Gobierno informe sobre las circunstancias de su encarcelamiento y si supuestamente recibe un trato privilegiado en una prisión en la que él es el único recluso varón y en el que cumplió condena en circunstancias similares el exdirector general de la Guardia Civil Luis Roldán. El pasado octubre, el Ministerio del Interior admitió en una respuesta parlamentaria que se estaba dispensando un trato preferente a la hermana de Felipe VI cuando acudía a visitar a su marido a prisión dadas las “circunstancias de seguridad” que rodean. El Gobierno aseguró que Cristina de Borbón continuará accediendo con su vehículo privado hasta las puertas del recinto y no tendrá que esperar junto a los familiares que acuden a ver a las reclusas para “evitar manifestaciones ofensivas o posibles altercados con otros comunicantes”, según se recogía en aquella respuesta parlamentaria.

En otras respuestas, Interior ha insistido en la ausencia de privilegio. Así, el 15 de octubre respondía al senador de Podemos Joan Comorera que “el interno referido, como cualquier otra persona que se encuentre internada en el Centro Penitenciario de Ávila, disfruta de las mismas comunicaciones ordinarias y familiares que están establecidas en la normativa penitenciaria para cualquier interno y en las mismas condiciones”. En otra ocasión aseguraba que las actividades penitenciarias que Urdangarin desarrollaba en el módulo, donde es el único recluso, “no conllevan gastos adicionales a la actividad que desarrollan otras personas internas en cualquier módulo del mismo centro”. En julio ya había recalcado que la presencia del esposo de la Infanta en la prisión de mujeres no había hecho precisa “ninguna modificación a nivel material ni personal” del centro penitenciario. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >