Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNA i

No acepten un Brexit a ciegas

La salida de Reino Unido de la UE es tan perjudicial para nuestro país como para el proyecto comunitario

Un ciudadano se manifiesta en Londres a favor de la Unión Europea.
Un ciudadano se manifiesta en Londres a favor de la Unión Europea. AP

Decir que las negociaciones para que Reino Unido abandone la UE no han ido bien sería un eufemismo.

A pesar de las promesas hechas durante el referéndum, los partidarios de marcharse de la Unión Europea subestimaron la crucial importancia de la integración de Reino Unido en la economía europea y no explicaron los sacrificios que inevitablemente supondría el Brexit.

Marcharse de la UE significa tomar grandes decisiones, escoger entre la seguridad económica —gracias a la pertenencia al Mercado Único y la Unión Aduanera— y el fin de la soberanía compartida; y, aun así, los defensores del Brexit siguen viviendo su propia fantasía y negando la evidencia. Creen que, tarde o temprano, la UE se rendirá. Pero, de momento, el hecho de que los Veintisiete no hayan cumplido con el papel que les habían asignado los guionistas del Brexit ha enfurecido a estos últimos y les ha hecho estar cada vez más desesperados por dar con alguien a quien echar la culpa.

Sin embargo, a la hora de la verdad, que estemos dispuestos, o no, a pagar el precio económico de abandonar la UE es una cuestión que depende del Reino Unido. Nuestro debate interno no está resuelto, en absoluto, y muchos seguimos sosteniendo, incluso a estas alturas, que los ciudadanos británicos deben ser los que tomen la decisión definitiva, cuando dispongamos de todos los datos pertinentes. Por eso pedimos a nuestros socios europeos que estén dispuestos a darnos, llegado el caso, el espacio y el tiempo necesarios para tomar esa decisión. Hasta entonces, por supuesto, respetamos su derecho a actuar y a prepararse conforme a la decisión del Reino Unido de marcharse, mientras esa situación no cambie.

Además de no valorar los costes económicos del Brexit, nuestro gobierno también ha subestimado el compromiso político de nuestros aliados europeos con el proyecto de la UE. Ese menosprecio sigue alimentando en Reino Unido falsas esperanzas, no solo de que la UE haga una gran concesión “de última hora” en las negociaciones, sino de algo todavía más irreal: que, cuando el Reino Unido ya esté fuera y en pleno periodo de transición, los 27 Estados miembros restantes renuncien a los principios del Mercado Único y le den acceso al mercado sin exigir a cambio el respeto a sus normas.

La democracia, el Estado de derecho, la libertad de expresión y el libre comercio son valores europeos que merece la pena defender

Este es el engaño que lleva a algunos británicos a defender un Brexit “a ciegas”, en el que el Reino Unido salga de la UE en marzo sin concretar las condiciones de nuestra futura relación. Ese resultado sería impensable para Reino Unido y muy peligroso para la Unión Europea. Por ese motivo, instamos a que se opongan a él enérgicamente todos aquellos a los que les preocupa el futuro de Europa.

En Reino Unido, los partidarios del Brexit a ciegas se dividen en dos clases: los optimistas ingenuos y los pesimistas cínicos. Los optimistas ingenuos son los que hemos descrito más arriba, los que creen que, cuando Gran Bretaña se haya marchado, la UE decidirá de pronto trastocar su orden legal y constitucional y darnos permiso para hacer lo que queramos con la Unión Aduanera, la política comercial común y los criterios de producción y medioambientales dentro de una relación duradera.

Los pesimistas cínicos se distinguen porque su objetivo es un Brexit cuanto más duro mejor, y creen que vale la pena aceptar un acuerdo endeble y no vinculante para llegar hasta el límite de marzo de 2019, porque saben que, en cuanto el Reino Unido esté fuera, podrán romperlo sin más. De esa forma tendrían el pretexto que siempre han querido para implantar su amplio programa de desregulación del mercado laboral y recortes fiscales para las empresas.

Respecto al Consejo Europeo, la tentación de ceder y aceptar un Brexit a ciegas debe de ser fuerte. Puede parecer que merece la pena conseguir que los británicos dejen la UE e inicien el periodo de transición con el menor lío y las menores perturbaciones posibles, pero eso no resolverá la cuestión del Brexit. Es fundamental no olvidar que, aunque el acuerdo de retirada incluya las diferencias sobre la frontera irlandesa, los derechos de los ciudadanos y el acuerdo económico de salida, si no hay más que una vaga declaración política sobre el futuro, las relaciones económicas entre Reino Unido y la UE y muchos otros aspectos quedarán sin resolver. Y eso enviaría un mensaje muy peligroso a los que desean acabar con Europa, incluidos los destructivos populistas en su interior, y sentaría el precedente de que es posible salir de la UE sin llegar a acuerdos claros sobre el futuro.

Además, unas condiciones de salida así podrían prolongar el proceso durante años y disminuir aún más las fuerzas y los recursos de la UE, en un momento en el que el orden comercial y de seguridad internacional se enfrenta a tantos retos. Por eso, aunque comprendemos que la UE27 debe actuar en interés de sus ciudadanos, creemos que debe saber que un Brexit a ciegas no sería lo mejor.

Mientras tanto, en Reino Unido, seguirá creciendo la exigencia de que haya una “votación popular” sobre el resultado de las negociaciones. Las realidades políticas están cambiando constantemente, y no es el momento de cerrar la puerta a ninguna posibilidad, ni para Reino Unido ni para Europa.

Independientemente del rumbo que emprenda el Reino Unido en las próximas semanas, es innegable que seguirá interesándole la existencia de una Unión Europea fuerte. Su capacidad de agrupar una serie de Estados tan distintos y hacer que respeten unas mismas leyes y defiendan los derechos humanos, el libre mercado y el libre comercio es un logro extraordinario que nunca debemos menospreciar ni subestimar.

Como dirigentes de distintas tradiciones políticas británicas hemos estado muchas veces en desacuerdo, pero los valores que tenemos en común —nuestra adhesión a la democracia, el Estado de derecho, la libertad de expresión y el libre comercio— son también valores europeos fundamentales que merece la pena defender.

Tony Blair  fue primer ministro de Reino Unido (1997-2007), Nick Clegg, viceprimer ministro de Reino Unido (2010-2015) y  Michael Heseltine, viceprimer ministro de Reino Unido (1995-1997).

 Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >