Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cayetana Rivera vuelve a Madrid tras vivir solo seis días con su padre

La hija de Francisco Rivera y Eugenia Martínez de Irujo pidió residir con su progenitor al alcanzar la mayoría de edad. Antes el torero peleó por su custodia en los tribunales

Cayetana Rivera
Eugenia Martínez de Irujo y su hija, Cayetana Rivera, en su fiesta de puesta de largo.

Poco ha durado el traslado de Cayetana Rivera a Sevilla. La hija de Francisco Rivera y Eugenia Martínez de Irujo, de casi 19 años, decidió irse de Madrid, donde vivía con su madre, a la capital andaluza, para instalarse con su padre, pero solo le han bastado seis días para darse cuenta de que no era su sitio. La decisión la anunció el propio torero ilusionado en Espejo Público –el programa donde colabora– el pasado 20 de septiembre y, este martes, él mismo ha sido el que ha explicado –algo más apenado– los motivos del cambio de criterio de su primogénita. “Se instaló aquí, pero ha tomado la decisión de volverse […] Ella no ha acabado de encontrarse a gusto, tiene su vida montada en Madrid desde hace muchos años y es normal”, ha explicado Rivera a la prensa por las calles de Sevilla.

El diestro ha querido dejar claro que la decisión no se debe a ninguna discusión con él ni con su madre, sino a la voluntad de la propia Tana Rivera: “No ha habido ninguna pelea entre nosotros, lo desmiento categóricamente. A mí me da muchísima pena porque era la ilusión de mi vida, pero no ha podido ser. La decisión es de ella”, ha aclarado.

La lucha por la custodia de Cayetana Rivera supuso durante años un revés en las que habían sido modélicas relaciones entre los Rivera y los Alba. La demanda del hijo de Carmina Ordóñez en 2013 para conseguir la custodia de la pequeña enturbió la relación que el torero había mantenido desde su separación con su exfamilia política y en especial con quien había sido su suegra, la duquesa de Alba.

Ahora ha mejorado mucho la relación de ambos. Así al menos se pudo ver en un vídeo que circula por las redes sociales sobre la puesta de largo de Tana, celebrada el pasado 14 de septiembre casi un año después de cumplir la mayoría de edad. Y así lo confirmaba también la propia duquesa de Montoro el pasado jueves en los galardones de la IV edición de los Premios Chicote: “En la puesta de largo hubo un buen rollo que te mueres y eso a mí me encanta. Él y yo –dijo en referencia a Francisco Rivera– ya hablábamos por temas de Cayetana, pero sí, hubo un buen rollo increíble. Estábamos encantados, felices y fue una noche muy bonita en todos los aspectos”.

Cayetano Rivera junto a su hija, Tana, cuando cumplió la mayoría de edad. ampliar foto
Cayetano Rivera junto a su hija, Tana, cuando cumplió la mayoría de edad.

Y es que la vida de unos y otros ha cambiado mucho desde entonces. El diestro ha formado una nueva familia –se casó con la diseñadora Lourdes Montes con quien espera un segundo hijo–; la hija pequeña de Cayetana de Alba vive momentos de felicidad desde que se casó con Narcís Rebollo, presidente de la discográfica Universal Music para España y Portugal; y Tana tiene la edad legal para decidir dónde vivir y a qué dedicarse, la principal preocupación de sus padres. "Lo importante es que esté donde esté se forme", ha insistido el torero ante la prensa.