Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pijos, canción protesta y tranquilizantes: los momentazos de la primera gala de ‘Operación Triunfo’

El fenómeno televisivo de 2017 ha vuelto con una mezcla inaudita de estilos, personalidades y canciones. La polémica comenzó mucho antes de que empezase el programa

OT 2018
Miki cantó 'Prefiero' de Antílopez. La cancion protesta debutaba en 'Operación Triunfo'. RTVE

Operación Triunfo 2017 empezó tímido y renqueante en televisión para acabar convirtiéndose en un fenómeno mediático casi a la altura de la primera edición, emitida quince años antes. Pero la edición de 2018, que se estrenó anoche en TVE, comienza con la condición de fenómeno ya instalada en su imagen y con el hándicap de mantener las expectativas que deja la resaca de su predecesora, que todavía dura.

"Trabajo en el Bribón", dice Luis Mas, aspirante barcelonés de 19 años a entrar en la Academia, durante su prueba. "¿El barco del rey? ¿Y cómo es él?", le pregunta Noemí Galera

¿Qué podemos esperar? La gala inaugural cumplió a la hora de dejar momentazos e imágenes carne de meme, la unidad mínima de expresión en la era digital y el gran responsable de que la edición anterior superase unas audiencias tibias en televisión para explotar como un auténtico fenómeno en las redes. Cuando pasaban las diez y media de la noche, a esa hora en la que el resto de Europa se lava los dientes para irse a la cama, pudimos empezar a descubrirlo. Repasamos algunos de los detalles más destacados.

"Trabajo en el Bribón"

La frase es de Luis Mas, aspirante barcelonés de 19 años a entrar en la Academia, durante su prueba. "¿El barco del rey? ¿Y cómo es él?", le pregunta Noemí Galera. El concursante ha protagonizado la primera polémica del concurso y antes de empezar: en las redes ha habido llamamientos para que se le vetase (el motivo, discutible, es una foto en la que aparece con el rey Juan Carlos). Luis se presenta como tun tipo simpático y sonriente que en su vídeo de presentación quiere triunfar por su talento y no por su "guapez" y afirma más tarde en el escenario que solo quiere que la gente se lo pase "superbien". Pero si este comportamiento naif puede despertar ternura en algunos, la mayoría no lo ve: acaba siendo nominado, acumulando el menor porcentaje de votos y quedándose fuera del concurso. Se diría que España perdona cualquier cosa menos parecer pijo.

El fantasma de las ediciones pasadas

La sensación que nos embarga al ver a los concursantes de la edición 2017, que aparecen al comienzo de la gala para cantar su canción insignia Camina (un intento de repetir el éxito de A tu lado, megaéxito de la primera edición, que no llegó a buen puerto), es de desconcierto, de estar viendo a unas personas que creemos conocer , pero no son las mismas. Hay cabellos más largos, cuerpos más delgados, parejas que ya se han roto y, según los mentideros de Internet, amigos que ya no se hablan. Cuando San Agustín dijo que el tiempo no existía no había visto este vídeo, obviamente.

Famous, el segundo concursante negro

Y no de esta edición, ni siquiera de esta década, sino de todo el concurso. El primero fue Chipper, en el año 2008, cuando el programa se emitía en Telecinco. Si bien hay que aplaudir la diversidad sexual que (especialmente en las dos últimas ediciones en TVE en 2017 y en Telecinco en 2011) ha introducido el programa en los hogares, había una lección pendiente con la racial. Hemos podido ver gitanos en el concurso (Juan Antonio en 2017, Elías en 2009 o Jorge en 2006), pero hacía falta más. Parece que esta edición va camino de ello.

Medicina natural y medicina de la otra

Carlos confiesa que durante todos los castings llevó tres ajos en los bolsillos, un amuleto que le había regalado su madre (esperamos que haya buen suavizante en esa casa). Alba, justo a continuación, confiesa que acaba de romper con su novio y se ha tomado tres pastillas antes de la gala: "una valeriana y dos que me han dejao". El presentador Roberto Leal, tan elegante como siempre, no continúa la conversación. No hay más preguntas, señoría.

Dave, de 20 años, canta una canción de Jorge Drexler, asegura que le encanta Frank Sinatra y afirma que en casa escucha a Mercedes Sosa, Chavela Vargas y Serrat

Los hijos de la música

El año pasado Cepeda, a la postre el gran ídolo juvenil de la edición y uno de los que ha cosechado más éxitos e interés de los medios, sorprendió al comentar que su tío Alberto era uno de los integrantes del grupo Desmadre 75, intérpretes del clásico de guateque Saca el güisqui chely. En esta ocasión es María la que explica que su padre es uno de los compositores de un clásico absoluto, La puerta de Alcalá, popularizada por Ana Belén y Victor Manuel. Y por si alguien pensaba que eso le abriría puertas: María acaba siendo rechazada por el jurado para entrar, in extremis, cuando desde la Academia la salvan.

"Chavela Vargas, Mercedes Sosa, Serrat..."

Dave, de 20 años, canta una canción de Jorge Drexler, asegura que le encanta Frank Sinatra y deja al jurado a cuadros cuando, tras ser preguntado por qué artistas escucha todos los días en casa, responde esto. La selección musical de esta noche es deliciosamente esquizofrénica, propia de la radio de un coche en el que viajan el abuelo, la madre y el nieto y pelean continuamente por el control del cedé. Hemos escuchado canciones latinas de 1952 (Piel canela, la cantó Miriam), estándares del soul de 1961 (Cry to me, la cantó María) o de 1971 (Let's stay together, la cantó Joan), bachatas hechas a medida para un estadio en 1990 (Bachata rosa, la cantó Sabela), éxitos para las masas millennial de 2015 (What do you mean, la cantó Damion) y hasta canción protesta de la era Zapatero (Prefiero, de Antílopez, que cantó Micky). Dave, el admirador de Mercedes Sosa, fue elegido para entrar en la academia, por supuesto. Joe Perez Orive le dijo: "En tiempos de trap, cantas a lo Serrat".

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información