Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Andrés de Inglaterra tiene celos de la boda del príncipe Enrique y Meghan Markle

El hijo de la reina Isabel II lleva años luchando por tener un destacado estatus en la familia real. Su último traspiés, nadie quiere retransmitir el enlace de su hija Eugenia

Andres de Inglaterra
El príncipe Andrés, duque de York en 2017. GTRESONLINE

Andrés de Inglaterra padece unos celos enfermizos desde hace años. El tercer hijo de Isabel II tiene envidia de su hermano mayor y heredero a la Corona, Carlos de Inglaterra, y también de los hijos y nueras de este. Antes disimulaba, ahora le da lo mismo. Lo que era un secreto a voces se hizo público en diciembre de 2016 cuando rompió el protocolo real colgando en Twitter un mensaje en el que negaba fricciones con su hermano Carlos de Inglaterra, a causa de la escasa participación de sus dos hijas en la agenda pública de los Windsor. Antes se había filtrado una carta suya a su madre en la que pedía más atribuciones para él y para sus hijas.

Pero con ese gesto solo consiguió poner de relieve su frustración y la de otros personajes secundarios de la monarquía por haber sido relegados de la foto oficial tras la irrupción en primera línea de los duques de Cambridge y de Sussex.

El mensaje de Andrés (firmado AY, que corresponde a las siglas de Andrés de York), fue filtrado a la prensa y difundido solo horas después de que su exesposa Sarah Ferguson se lamentara antelos medios del “acoso” mediático que sufren sus hijas, Beatriz y Eugenia. La pareja de divorciados, cuya relación es tan buena que todavía comparte techo, reaccionaba en coordinación frente a las conjeturas de que Andrés ha pedido a la soberana un título nobiliario para los futuros maridos de sus hijas, a modo de garantizar su estatus y el de su descendencia dentro de la familia real.

La princesa Eugenia y su prometido Jack Brooksbank en el Palacio de Buckingham.
La princesa Eugenia y su prometido Jack Brooksbank en el Palacio de Buckingham.

La inminente boda de su hija Eugenia –se casa el 12 de octubre– ha vuelto a poner de manifiesto los celos de Andrés. La BBC se ha negado a retransmitir el enlace, por “la falta de interés del público” . Una fuente ha declarado al Mail on Sunday, que “desde el principio, la orden de arriba era que la boda de Eugenia debía ser televisada". Se lo ofrecieron a la BBC porque tiene una relación especial con el palacio de Buckingham, pero "la rechazaron porque creen que no interesa a la gente y que no hay suficiente apoyo a los York”. Poco éxito ha tenido el ofrecimiento en otras cadenas. Sky tampoco está interesada en retransmitir el enlace de  Eugenia y Jack Brooksbank aunque es posible que ITV finalmente acuda al rescate. Y todo por las gestiones del príncipe Andrés que cree que la boda de su hija debería tener una cobertura igual que la del príncipe Enrique y Meghan Markle.

Solo los miembros de la familia real británica que ocupan los primeros puestos en la línea de sucesión al trono tienen un destacado tratamiento informativo en sus vidas. Así, por ejemplo, los hijos de Ana de Inglaterra se casaron en ceremonias de carácter íntimo y familiar.

Ni Beatriz ni Eugenia tienen un papel oficial en la familia real británica pese a que Andrés lo ha intentado. El príncipe quería para ellas funciones oficiales a tiempo completo subvencionadas por el contribuyente.

En el pasado, Isabel II impidió que Beatriz se convirtiera en una rica conferenciante tras ser promocionada por la compañía APB Speakers para impartir charlas sobre retos y estilos de vida. El anuncio generó muchas burlas en medios británicos, que encontraron semejanzas con su madre, Sarah Ferguson, cuyo caché por participar en foros de diversa índole oscila entre las 50.000 y las 100.000 libras (entre 63.000 y 126.000 euros).

Más información