Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid, suelo de usureros

Los alquileres en la capital no solo no dejan de aumentar, sino que los caseros cada vez tienen menos escrúpulos. Soy estudiante y pago 500 euros al mes por una habitación en un piso compartido con tres compañeros en Argüelles. No tenemos funda en el sofá, ni cortinas, campana extractora o baldosa que no esté rota. Una cree que la cosa no puede empeorar hasta que, con 15 días de antelación, te avisan de que te suben el alquiler a partir de septiembre además de tener que pagar una “cuota de administración” por valor de una mensualidad (y que hay que pagar en mano, por cierto) y 24 horas para decidir si nos quedamos o no. Le explicas que por aplicación de la LAU no pueden subir el alquiler, el inquilino tiene derecho a renovar el contrato en las mismas condiciones hasta al menos tres años, pero eso no les importa. Saben que no tienes adónde ir. Y si contigo no funciona, con otro lo hará. Por favor, que alguien les explote la burbuja.— Mara Ríos Carrillo. Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.