Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lily James: “Quizá me estoy perdiendo lo mejor de mí misma”

De 'Downton Abbey' a relevo de Meryl Streep, la británica hace gala de cosechar 'familias' de amigos en cada rodaje

La actriz Lily James en un estreno en Londres en abril de 2018.
La actriz Lily James en un estreno en Londres en abril de 2018. Getty Images

Lily James es como Cenicienta. La mujer que tiene un poco de todos pero que es dueña de su propio espíritu independiente. En ella hay algo de la princesa Diana. Y comparte genes con Meryl Streep. Aunque llegó tarde a Downton Abbey se convirtió en el centro de atención entre sus compañeros, quizá por ofrecer sangre fresca a este melodrama de seis temporadas. Lo mismo ahora en Mamma Mía! Una y Otra Vez.

“Es lo que tienen los rodajes, especialmente en parajes tan maravillosos como Croacia. Acabas formando una gran familia”, reconoció la intérprete a EL PAÍS recordando sus días con una “familia” en la que Cher fue su madre y Streep, su otro yo: James interpreta a la actriz de actrices en los flashbacks sobre la juventud de Donna en la continuación del éxito de 2008. Tan atrevida como los personajes que ama, incluida una versión de Orgullo + Prejuicio + Zombies, no se pensó dos veces lo de interpretar un papel creado por La Streep. Hasta que sí que se lo pensó. “¿Estoy loca?¿Yo en los zapatos de la mejor estrella de todos los tiempos?”.

No hay remordimiento. Tanto la crítica como la propia Meryl la han aceptado con los brazos abiertos. Hasta han descubierto que son primas muy, muy lejanas, compartiendo antepasados hace 400 años. Eso no evitó que el día que conoció a Meryl se echara a llorar y que se pasara una semana sin hablar antes de grabar las canciones para poder clavarla: “Meryl es inimitable".

Christine Baranski, Judy Craymer, Cher, Jessica Keenan Wynn, Alexa Davies, Meryl Streep, Amanda Seyfried y Lily James en el estreno de 'Mamma Mia! Una y otra vez! ampliar foto
Christine Baranski, Judy Craymer, Cher, Jessica Keenan Wynn, Alexa Davies, Meryl Streep, Amanda Seyfried y Lily James en el estreno de 'Mamma Mia! Una y otra vez! GTRESONLINE

Además de codearse con la reina de Hollywood, James comparte el look de la princesa Diana. Ambas contaron con la misma maquilladora, Mary Greenwell, que dio ese toque etéreo a la princesa fallecida y que ha sacado a la luz el brillo de James. Un resplandor que esta hincha del Chelsea que no se perdió un partido en el Mundial atribuye a su espíritu aventurero y a su falta de cinismo. “Pero tengo entendido que el cinismo llega con la edad”, apunta, a punto de cruzar el puente a los 30. “Buen momento para reevaluar mi vida, porque llevo trabajando sin parar y quizá me estoy perdiendo lo mejor de mí misma”, sopesa.

A James la interpretación le viene de familia. Su abuela, la estadounidense Helen Horton, era actriz, como su madre. Su padre, músico. Lily se pasaba el día cantando (irónicamente temas de ABBA, recuerda), así que nadie se extrañó cuando se matriculó en la escuela Guildhall de Música y Drama. “Jodie [Whittaker] fue mi compañera y no sabes la ilusión que me hace verla como Dr. Who”, se emociona sobre la serie británica de ciencia ficción. No es por ser fan o por amistad: habla de la primera encarnación femenina de un personaje interpretado durante 840 episodios por un hombre. “¡Ya era hora! Este cambio va a significar tanto para tanta gente, para nuevas generaciones que verán a Jodie como un ejemplo...”, aventura, feminista.

Ese interés también se apoya en su relación con Matt Smith, antiguo Doctor Who y el Felipe de Edimburgo de las dos primeras temporadas de The Crown. James prefiere no hablar de lo personal, aunque asegura que la fama no la ha cambiado. “Mi relación viene de lejos”, deja caer. “Pero la fama es un elemento a tener en cuenta para quien me conozca ahora. Llegan con una idea preconcebida”.

Por ejemplo, la idea de que el éxito de Cenicienta o ahora Mamma Mía! 2 le abre todas las puertas. Es cierto en el caso de la película sobre los Beatles que prepara con Danny Boyle (“no es un musical”, aclara). O con esa versión teatral que quiere protagonizar con Gillian Anderson en el West End. Pero las puertas de su propia casa parecen cerradas. En la recién anunciada versión cinematográfica de Downton Abbey no hay sitio para James. Lo explica sin problema, asegurando que la marcha de su Lady Rose MacClare a EE UU al final de la última temporada hace difícil su vuelta. Pero, como dijo a la prensa, el proyecto cinematográfico de una serie que cimentó su carrera le hace ilusión con o sin ella. “Somos amigos. Otra gran familia. Especialmente con Michelle [Dockery, Lady Mary en la serie] y Laura [Carmichael, Lady Edith]. Las llamo para pedirles consejo de trabajo. O de vida”.