Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rey Salmán se resiste a veranear este año en Tánger

La visita del monarca de Arabia Saudí, que garantizaría el alquiler de 900 plazas hoteleras de lujo y 200 coches, no termina de llegar

El rey Salman Bin de Arabia Saudí, en febrero de 2015 en Riad.
El rey Salman Bin de Arabia Saudí, en febrero de 2015 en Riad. GTRESONLINE

Tánger vive estos días en suspense la anhelada visita veraniega del rey Salmán de Arabia Saudí, que no termina de gestarse. La presencia de este monarca de 82 años garantizaría el alquiler de 900 plazas hoteleras de lujo para su séquito y de 200 coches durante al menos un mes. Algunos medios marroquíes dan por hecho que Salmán no vendrá y otros aún confían en que vuelva a caer sobre Tánger la lluvia de cien millones de dólares, que según el diario israelí Haaretz, derramó Salmán y su séquito sobre la ciudad el verano pasado.

En 2017 también hubo momentos de suspense hasta que el monarca aterrizó finalmente el 24 de julio. Era su tercer verano consecutivo en la finca que posee encima de las playas de Jbilia, a 20 minutos en coche desde el centro de la ciudad, protegida por un muro blanco de kilómetro y medio. Arabia Saudí afrontó en 2016 inéditas medidas de austeridad, a raíz de la crisis del petróleo. Pero las fastuosas vacaciones del rey Salmán nunca sufrieron recortes y nunca se han interrumpido.

Una semana antes que Salmán llegara a Tánger ya había aterrizado un avión en la ciudad con 142 personas pertenecientes al servicio de cocina y de protocolo real. Los tres restaurantes de lujo que hay dentro de su finca ya estaban preparados para la batalla. Este año los saudíes aún no han aterrizado en la ciudad y solo se han recibido cancelaciones de plazas. Tampoco existe confirmación oficial de que no vaya a acudir.

Un operador turístico declaraba el 12 de julio a la revista marroquí Telquel: "El verano pasado los saudíes nos contactaron muchos antes de la llegada del rey a Tánger, para hacer las reservas inmobiliarias". Y el gerente de una empresa de alquiler de automóviles decía: "En los últimos tres años los propietarios de compañías de alquiler coches de lujo en Rabat y Casablanca se han acostumbrado a la visita del rey saudí. Su llegada absorbía la oferta de vehículos del mercado. De momento, seguimos esperando".

La figura de Salmán causa sentimientos encontrados en Tánger. Por una parte, los ciudadanos agradecen la llegada del dinero. Por otra, lamentan el hecho de que la visita va acompañada por una gran demanda de prostitutas. "Ya han venido muchas prostitutas que han tenido que volverse a Agadir y a Marrakech, porque no terminan de llegar los saudíes", indica un periodista tangerino. La misma fuente indica que, aparte del hecho de veranear en Tánger, el rey Salmán no ha aportado ninguna donación económica reseñable. "El rey Fahd [hermano de Salmán, fallecido en agosto de 2005] no veraneaba en Tánger, pero al menos financió en buena parte un centro de salud que lleva su nombre y también la mejor escuela de traducción del mundo árabe, que se llama Escuela Superior de Traducción del Rey Fahd, y está en Tánger", afirma.

Salmán solía veranear en Marbella, donde dispone de un palacio en un complejo residencial con cuatro mansiones y helipuerto. En 2015 decidió veranear en la pequeña playa de La Mirandole, en el municipio de Vallauris (26.000 habitantes), cerca de Cannes, donde también contaba con una mansión comprada por su hermano Fahd en 1979. La playa fue cerrada al público por motivos de seguridad y eso desencadenó las protestas de los vecinos. Al cabo de ocho días, Salmán abandonó definitivamente la playa, que quedó abierta al público de nuevo, y el monarca se marchó a Tánger con su séquito, donde Mohamed VI lo acogió con los brazos abiertos.

Sin embargo, las relaciones entre los dos monarcas se han visto alteradas desde el 5 de junio de 2017, cuando Arabia Saudí, junto a Emiratos Árabes Unidos (EAU), Bahréin y Egipto, impulsó un boicot económico contra Qatar, a quien acusaba de "apoyar el terrorismo". Mohamed VI, que apoyó en 2015 la guerra propulsada por Arabia Saudí en Yemen con el envío de seis cazas, esta vez quiso mantener una posición de mediador. Pero esa equidistancia no ha sido muy bien acogida en Arabia Saudí. La familia Saud respondió meses después con un gran desplante hacia Rabat. En la votación sobre la candidatura que se celebró este verano en Moscú para elegir la sede del Mundial de Fútbol de 2026 Marruecos era el único competidor frente a la candidatura conjunta de Estados Unidos, México y Canadá. Marruecos contaba con el apoyo de la mayor parte de países africanos y con otros tantos del mundo musulmán. Pero Arabia Saudí se inclinó por Estados Unidos. Marruecos calló. Y ahora Tánger no sabe si el rey Salman viene o no viene.