Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La historia de la primera víctima de ETA llega a la gran pantalla

La Fundación Miguel Ángel Blanco presenta el documental sobre José Antonio Pardines

FOTO: El vehículo en el que iban 'Txabi' y Sarasketa (izq), junto a la fotografía de Pardines Arcay. / VÍDEO: Tráiler del documental.

La Fundación Miguel Ángel Blanco presentó este miércoles en Madrid el documental Nacional I, Historia de la primera víctima de ETA, que narra el asesinato del guardia civil José Antonio Pardines a manos de la banda el 7 de junio de 1968 en Villabona, Guipúzcoa. El estreno coincide con el 50 aniversario de su muerte y según sus creadores el proyecto ha sido concebido con un "espíritu reparador y por la necesidad de hacer justicia a las víctimas".

Para la presentación de la cinta en Madrid se celebró una mesa redonda integrada por la director general de Apoyo a las Víctimas de Terrorismo, Sonia Ramos; el escritor Jon Juaristi; la directora de la Fundación Miguel Ángel Blanco, Cristina Cuesta y el guionista y director del documental, Felipe Hernández. "ETA no solo ha matado físicamente, también lo ha hecho socialmente: las víctimas han estado aisladas durante mucho tiempo. José Antonio Pardines, su vida y su asesinato, es un símbolo de la larga travesía para conseguir el reconocimiento de su inocencia", manifestó Cuesta durante su intervención. 

El documental se había presentado ya en San Sebastián el pasado 28 de mayo. "El Estado de Derecho le ha dado duro a una de las cabezas de la hidra [ETA] pero sigue habiendo cabezas activas, que no son mortales pero siguen teniendo un gran peligro y hay que seguir haciéndoles frente", apuntó el director. Por su parte, Ramos subrayó que la víctimas "han tenido una menor presencia social, han sufrido un constante aislamiento". Por lo que "ahora toca hacerles memoria y justicia", en referencia a Nacional I, Historia de la primera víctima de ETA. Juaristi añadió que el asesinato de Pardines "se vivió como un mero accidente. Puso en marcha la mitificación y la exaltación de Etxeberrieta. Desde entonces hubo dos relatos: el de la comunidad nacionalista, que apoyó a ETA; y el de las fuerzas del orden, que vieron en el asesinato de Pardines un atentado terrorista". 

Más información