Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arantxa, a punto del divorcio pero con la custodia de sus hijos sin resolver

El abogado de la tenista asegura que Josep Santacana está ilocalizable y lleva dos meses sin ver a sus niños

La extenista Arantxa Sánchez Vicario.
La extenista Arantxa Sánchez Vicario. GTRES

Ramón Tamborero, abogado de Arantxa Sánchez Vicario asegura que el divorcio de Josep Santacana está a punto. "Estamos pendientes de que la Fiscalía y el juzgado de España resuelvan dónde se hará. Lo esperamos en cualquier momento". Sin embargo, explica que la extenista se opone a que sea en España "por razones jurídicas" y advierte que "la verdadera batalla legal en este caso consiste en dirimir la guardia y custodia de los niños y las pensiones para ellos, y eso se resolverá en una corte de Miami porque España no es competente". Los abogados de Santacana, sin embargo, han manifestado su preferencia a que el proceso de divorcio se dirima en España. Si el divorcio se hace en España se respetarían las capitulaciones que firmaron y la separación de bienes por lo que no habría que solicitar ninguna cantidad económica.

Sobre el papel de Santacana, el abogado de Arantxa Sánchez Vicario dice: "Se está intentando citar a este señor en el tribunal hace dos meses y lo único que ha hecho es esconderse y eludir la citación y lleva más de dos meses sin ver a sus hijos". Sobre Arantxa dice: "Está más tranquila. Ha asumido el impacto y la realidad de la situación"

El pasado mes de febrero se supo que Josep Santacana  y  Arantxa Sánchez Vicariovivían desde hace tiempo separados."Llevamos separados dos años, aunque la situación venía viciada. Llevábamos sin tener relaciones cinco años", explicó el empresario. La tenista, sin embargo, aseguró que la separación se produjo después del verano.

Santacana y Arantxa Sánchez Vicario, cuando eran pareja.
Santacana y Arantxa Sánchez Vicario, cuando eran pareja. GTRESONLINE

Sobre cuál ha sido el motivo de la separación, Santacana explicó: "Se nos acabó el amor. Se acabó poquito a poquito. Nos ha perjudicado todo lo que nos ha sucedido. La presión, los años de tensión con la familia, el triste proceso judicial que tuvimos con la familia de Arantxa". En referencia a la solución al conflicto añadió: "Tenemos una coordinadora para mediar hasta que llegue el divorcio. Espero que todo se solucione pronto porque necesito ver a mis hijos... y me lo impiden". Sobre la custodia de los pequeños explicó que no ha solicitado la completa, sino que están negociando la custodia compartida.

 Por su parte Arantxa ha explicado: "El tiempo ha demostrado que me equivoqué en mi matrimonio. No me arrepiento de haber dado todo por amor, me arrepiento de haberle dado todo el control de lo que tenía. Tenía que haber separado el amor del resto de mi vida".

Santacana figura como apoderado de todas las empresas de la tenista que tras su exitosa carrera profesional acumuló un patrimonio que algunas fuentes estiman en 40 millones de euros

El pasado mes de marzo el juez rechazó que Arantxa Sánchez Vicario ingresara en prisión provisional por una deuda con el Banco de Luxemburgo. El magistrado considera que no hay motivos para pensar que la tenista quiera darse a la fuga, según fuentes cercanas a la investigación. El Banco de Luxemburgo se querelló contra Sánchez Vicario por una deuda pendiente de 7,5 millones y solicitó el ingreso en prisión de la extenista. El titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Barcelona admitió a trámite la querella y la está investigando, pero no ve motivos suficientes que indiquen que Sánchez Vicario quiera sustraerse a la acción de la justicia.

El origen de esta nueva causa penal que afronta la tenista se remonta a 2009, cuando el Tribunal Supremo la condenó a pagar una multa por fraude fiscal. Con los intereses, el importe final ascendió a los 5,2 millones de euros. La Agencia Tributaria cobró esa cantidad gracias a un aval del Banc de Sabadell que, a su vez, recuperó el dinero con un contraaval suscrito con el Banco de Luxemburgo, donde la jugadora guardó durante muchos años la fortuna que construyó gracias a los triunfos de su carrera deportiva. Pero la entidad financiera, sin embargo, no ha recibido el dinero de vuelta.