Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El chalé de la discordia

Se equivoca la dirección de Podemos convocando una consulta, a instancia de Pablo Iglesias e Irene Montero, sobre su decisión personal acerca del chalé. Dividir a militancia y simpatizantes en el voto, incluida la abstención, en nada ayuda a la unidad necesaria para los retos que Podemos se plantea, tanto donde gobierna como donde ejerce oposición, y ante las próximas elecciones autonómicas, municipales y generales. No se trata de votar, en este caso, primarias, opciones políticas o pactos electorales que hagan avanzar; se pide el refrendo o no a una elección privada.

Espero que domine el sentido común: una escasa participación en la consulta indicaría lo desacertado de la convocatoria.— José Rafael Gutiérrez Vizuete. Madrid.


Quisiera preguntar a Iglesias y a Montero si recuerdan cuál fue el germen del partido que dirigen y representan. Si recuerdan los miles de personas que se manifestaron y acamparon en la Puerta del Sol aquel mayo de 2011. Si recuerdan el motivo de tanta indignación. Como parece que se les ha olvidado, les recordaré que quienes salimos esos días a la calle, lo hicimos porque estábamos hartos de ver cómo los partidos políticos tradicionales, “la casta”, se habían alejado por completo del pueblo, vivían en otra realidad. Y yo ahora me pregunto, ¿en qué realidad viven ustedes ahora? En la actualidad, ¿cuántas parejas jóvenes, y no tan jóvenes, se pueden permitir comprarse una casa de 600.000 euros? ¿Cuántas, aun trabajando los dos, pueden tener acceso a un préstamo de semejante cantidad?— Sebastián Navarrete Molina. Fuenlabrada (Madrid).

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.