Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los Spencer, la familia modelo de la princesa Diana

Los primos de Guillermo y Enrique se convierten en las nuevas estrellas de las redes al captar la atención en la boda real

Lady Eliza Spencer, Louis Spencer, Victoria Aitken y lady Kitty Spencer a su llegada a la boda del príncipe Enrique con Meghan Markle, el 19 de mayo de 2018 en Windsor. Ver fotogalería
Lady Eliza Spencer, Louis Spencer, Victoria Aitken y lady Kitty Spencer a su llegada a la boda del príncipe Enrique con Meghan Markle, el 19 de mayo de 2018 en Windsor. GETTY

Cincuenta y cuatro años recién cumplidos y una vida en los tabloides. El conde Charles Spencer lleva décadas paseando sus carrillos sonrosados y su melena pelirroja por las revistas de corazón de medio mundo. Cuestiones de familia. Su linaje y sus condados se remontan 250 años atrás, pero la más famosa de su estirpe fue la menor y más tímida de los cuatro hermanos: Diana, la que acabaría convertida en princesa de Gales y del pueblo.

Aquellas generaciones han dejado paso a estas. Hace cuatro días el hijo menor de Diana, el príncipe Enrique, contraía matrimonio. Esta vez los invitados que acaparaban la atención en su paseíllo hacia la iglesia no eran sus tíos, sino la nueva camada de los Spencer. El pelirrojo ha dejado paso a una cuadrilla de rubios (muy rubios) que se han convertido en carne de revista y hasta de pasarela. Tanto que han sido la comidilla de la boda de los duques de Sussex: varios medios británicos no han tardado en calificarlos de “nuevos solteros de oro”.

Le han cundido los 54 años al conde, que gestiona el patrimonio familiar (con una fortuna estimada por Tatler de unos 100 millones de libras, 120 millones de euros) y en especial Althorp, una mansión de 90 habitaciones con 220 hectáreas de terreno a dos horas al norte de Londres y en cuyos bosques descansa Diana. También maneja una vida nada fácil: una esposa, dos exesposas y siete hijos de entre 27 y 5 años nacidos de esos tres matrimonios distintos. Spencer se casó en 1989 con Victoria Lockwood (ahora Victoria Aitken) y tuvieron cuatro hijos hasta su divorcio, en 1997. En 2001, con Caroline Freud, con quien tuvo otros dos (hoy de 14 y 12 años) para divorciarse en 2007. En 2011 celebró su último matrimonio, que aún resiste, con Karen Gordon, con quien ha tenido una hija, Charlotte Diana, cuyo nombre rinde homenaje a su difunta hermana.

Lady Kitty Spencer desfila para Dolce & Gabbana en Milán en febrero de 2018. ampliar foto
Lady Kitty Spencer desfila para Dolce & Gabbana en Milán en febrero de 2018. GETTY

Son los cuatro mayores los que llaman poderosamente la atención de la prensa, como lo hizo su madre en su día, cuando fue modelo e imagen de Ralph Lauren. Ahora su primogénita, lady Kitty Spencer, acapara titulares con su herencia de la belleza familiar, su rubia melena, su tocado minimalista y su vestido verde de Dolce&Gabbana.

No es la primera vez que esta lady de 27 años viste de la firma italiana: el pasado febrero desfiló para ellos en Milán junto a otros influencers y promesas (o hijos de: de Jude Law, Sylvester Stallone, Jamie Fox o Rene Russo). Su imagen también llama la atención de sus 276.000 seguidores en Instagram que ven sus fotos de viajes y lujosas fiestas junto a antiguas instantáneas con su madre y sus hermanas gemelas, Eliza y Amelia, año y medio menores que ella. Hoy este dúo aparece poco (solo Eliza acudió a la boda de Harry y Meghan) y parecen más discretas y hasta reformadas de sus peleas con más clientes en las colas de McDonalds cuando eran adolescentes, que acabaron con lady Amelia detenida por la policía en Ciudad del Cabo.

Cuando sus padres se separaron, en aquel 1997 horribilis para los Spencer, la familia vivía en la capital sudafricana. Los chicos y su madre (que ese año fue tratada por problemas de drogas, alcohol y depresión) se quedaron allí, mientras que el conde volvió al Reino Unido. Los niños estudiaron en sus colegios y universidades hasta que fueron mayores, cuando fueron retornando a Inglaterra; hoy, Kitty vive en Fulham, uno de los barrios más chic de Londres.

El único que salió de Sudáfrica para estudiar fue el pequeño de los cuatro, Louis, primer varón y heredero del legado. El ya vizconde Louis Spencer tiene 24 años recién cumplidos y pasó sus días universitarios en Edimburgo. Guarda buena relación con sus primos Guillermo y Enrique: él ha acudido a la boda de los dos, y ellos (y también Kate, la duquesa de Cambridge, entonces embarazada de ocho meses) fueron a la celebración de su 21º cumpleaños en Althorp.

Sin embargo, su perfil es mucho más discreto: no se prodiga en redes (ni siquiera tiene perfiles oficiales), no es carne de fiestas y no se le conoce pareja, aunque tras verle en la boda no le han faltado candidatos que le reclamaban por Twitter. No ha sido hasta la boda de su primo Enrique cuando se le ha visto aparecer, tímidamente, ante los medios, y ya se ha convertido en carne de cañón. Los focos ya han encontrado un nuevo Spencer al que apuntar.