Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un futuro desolador

La precariedad laboral es uno de los temas que más preocupa. Más del 70% de los menores de 25 años tiene un contrato temporal y esto les impide independizarse de sus padres, debido a que no tienen continuidad, ni un futuro asegurado. Las medidas que está incluyendo el Gobierno para ayudar a los jóvenes no son suficientes, ya que no garantizan su estabilidad laboral, ni la supervivencia de un sistema de pensiones. ¿No creen que tendríamos que dar una vía de salida a los jóvenes, que deberíamos preocuparnos de que tuviesen un futuro más estable y cierto? Nuestra economía, nuestra sanidad y nuestra educación dependen de ello.— Alberto Notario Rubio. Valencia.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.