Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un año nefasto para los ciclistas holandeses

Los fallecidos que viajaban sobre dos ruedas superan a los muertos en automóvil

Parking de bicicletas junto a la Estación Central de Ámsterdam.
Parking de bicicletas junto a la Estación Central de Ámsterdam. Corbis via Getty Images

El año 2017 fue nefasto para los ciclistas en Holanda: hubo 206 muertos en accidentes, más que de automóvil, que fueron 201. Es la primera vez que sucede, según la Oficina Central de Estadística, y el Ministerio de Transporte ha admitido los peligros de circular a dos ruedas. A su titular, Cora van Nieuwenhuizen, le preocupa que dos tercios de las víctimas fueran mayores de 65 años (un 3% tenía menos de 18 años). Pero, sobre todo, los peligros evidentes de las bicis eléctricas, causantes de casi un 25% de todos los fallecidos al manillar.

La cifra total de accidentes fue de 613, porque a ciclistas y coches se añaden motos, peatones y las personas que llevan carritos eléctricos de inválidos por las calles. Como las bicis eléctricas son cada vez más populares, el Servicio de Seguridad Vial ha recordado lo importante que es “reconocer los límites físicos de cada uno, y pensar que nadie conduce en soledad; otros lo hacen al mismo tiempo”. Las cifras recogidas ya en 2017 mostraban la preferencia de los mayores de 60 años por las bicis eléctricas, que garantizan su independencia haciendo menos esfuerzo que con las tradicionales. Sin embargo, la propia Seguridad Vial advertía entonces de que la experiencia con los modelos tradicionales no garantiza saber manejar otro eléctrico. Van más deprisa de lo que parece y nadie se pone casco. “Los mayores deberían hacerlo”, dijeron hace un año sus portavoces, y lo repiten ahora.

El casco es un problema. La propia Asociación Ciclista prefiere no aconsejarlo “para que la gente no abandone la bici, y se lance al coche, por incomodidad”. Solo los más pequeños lo usan de forma regular, pero las cifras demuestran que los accidentes no hacen distingos. Otro problema es la creciente congestión de los carriles bici, por los que pasan también las de carreras, motocicletas que alcanzan hasta 30 kilómetros por hora, y padres con remolques (delante o detrás) con sus hijos pequeños. En hora punta están llenos. Y nadie pedalea a la misma velocidad. A partir de 2019, eso sí, estará prohibido escribir mensajes en el móvil en marcha.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.