Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Insultar al rey de Holanda casi sale gratis

El Congreso ha aprobado la reducción de la pena, que llegaba hasta cinco años, para equipar al soberano al resto de la ciudadanía

El rey de Holanda.
El rey de Holanda. GTRES

Insultar al rey Guillermo de Holanda ya no será un delito de lesa majestad castigado hasta con cinco años de cárcel. El Congreso acaba de aprobar la reducción de dicha pena, que se ha rebajado a cuatro  meses, para los que injurien al soberano, su familia o cualquier otro jefe de Estado. El cambio en la ley, aprobado por 120 votos a favor y 30 en contra, convierte al rey Guillermo en un ciudadano más. Al menos en este aspecto. Falta el visto bueno del Senado. 

Las injurias a la Corona han complicado a la actual coalición de centro derecha en el poder. Los liberales de izquierda, principales promotores del cambio, abominan de cualquier tipo de insulto, pero les parece que “todos debemos ser iguales ante la ley”. Sus socios cristianodemócratas y protestantes, preferían dejar las cosas como estaban. Y los liberales de derecha no sabían qué hacer. Guillermo es un rey popular, y su esposa, la reina Máxima, todavía más. Las finanzas de la casa real suelen ser el único motivo de discusión ciudadana. Por otra parte, nadie critica a la antigua reina Beatriz, hoy princesa, que cierra el núcleo duro de la Corona (la heredera, Amalia, y sus hermanas, Alexia y Ariane, son todavía niñas). De modo que Kees Voerhoeven, el diputado liberal de izquierda que ha defendido el cambio, ha fijado los cuatro meses de cárcel para igualar el castigo impuesto al que insulte a un funcionario. Además, el soberano no tendrá que denunciar en persona un delito así. La igualdad demandada no llega  a que tenga que  acudir él mismo hasta una comisaría. 

Los reyes de Holanda, Guillermo y Máxima.
Los reyes de Holanda, Guillermo y Máxima. GTRESONLINE

En 2014, Abulkasim Al-Jaberi, un periodista holandés de origen iraquí, fue detenido por decir obscenidades contra el rey, la reina y la monarquía. Comparó la figura de Zwarte Piet (Pedro el Negro) el paje de San Nicolás con la familia de Orange y su papel en la colonización, y fue llevado a juicio “por insultar deliberadamente al rey”. En ese momento, además de los cinco años de cárcel, afrontaba una multa de hasta 20.000 euros. Sin embargo, la fiscalía concluyó que sus palabras se enmarcaban “en el contexto de un debate público”, sobre la pertinencia de un ayudante negro, y estereotipado, para un patriarca blanco. El caso no llego a los tribunales.