Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guillermo de Holanda: “Reinar es un compromiso que debes hacer tuyo”

El rey holandés concede una entrevista con motivo de su 50 cumpleaños en la que alaba a su esposa Máxima y recuerda su admiración por Nelson Mandela

Guillermo de Holanda, en un acto oficial a finales del mes de marzo. Ampliar foto
Guillermo de Holanda, en un acto oficial a finales del mes de marzo.

Mi esposa, Máxima, lo es todo para mí. Es una mujer especial y yo estoy maravillado de que esté conmigo”. Así ha descrito el rey Guillermo de Holanda a su regia consorte en la entrevista emitida la noche del miércoles, víspera de su 50 cumpleaños por la televisión pública. “Me siento como si tuviera 30”, ha añadido el soberano, que lleva cuatro en el trono.

Durante hora y media, Guillermo ha repasado su vida con ayuda de su entrevistador, el escritor holandés Wilfried de Jong, al que ha reconocido que fue “un adolescente pesado que no podía pelear con mi padre, el príncipe Claus, porque él estaba enfermo. Tenía depresiones y necesitaba curarse”. Terminar la secundaria fuera de casa, en Gales, y su paso por la marina “contribuyeron a formar mi carácter”, ha asegurado. La pérdida de su hermano, Friso, fallecido en 2013 tras un accidente de esquí, fue el otro momento decisivo de su vida. “Me marcó para siempre. Solo cuando pierdes a alguien comprendes lo mucho que puedes echarle de menos”, ha dicho, emocionado.

La charla ha sido grabada en la biblioteca de su residencia privada en Wassenaar, un municipio elegante cercano de La Haya, y sobre una mesita repleta de fotos destacaban tres en primera fila: un apretón de manos con el fallecido líder sudafricano Nelson Mandela, los herederos del trono japonés, Naruhito y Masako, con su hija, la princesa Aiko -de los que Máxima y él son amigos personales- y su propia familia. “Cuando estaba en Gales me manifesté por la liberación de Mandela y conocerle fue inolvidable”.

Guillermo de Holanda y su mujer, Máxima, en su retrato oficial tras ser proclamado rey en abril de 2013. ampliar foto
Guillermo de Holanda y su mujer, Máxima, en su retrato oficial tras ser proclamado rey en abril de 2013.

“Vivimos tiempos especiales y difíciles en un mundo con problemas climáticos. Ahora se abordan problemas como la migración y la integración, antes intocables, y entiendo que haya gente que se sienta insegura. Por eso es preciso dialogar más que nunca”, ha subrayado, para explicar luego que le costó mucho aceptar su destino como rey de los Países Bajos. “Pero una vez sabes quién eres y te conoces bien, puedes abrazar tu misión. Es justo lo que le decimos a nuestra hija, Amalia, que un día reinará. Que no tema equivocarse porque los errores te forman. Este trabajo no se ejerce porque ´te ha tocado´. Es un compromiso que debes hacer tuyo”, ha concluido.

Guillermo Alejandro lleva 15 años casado con Máxima y tienen tres hijas: las princesas Amalia, Alexia y Ariane. Si bien se ha ganado críticas por la compra de sendas y costosas casas de recreo, en Mozambique (la vendió) y Grecia (pasa allí el verano), el primero de los monarcas europeos en tomar el relevo generacional en 2013 no ejerce en un entorno hostil. El 65% de sus compatriotas prefería la monarquía a la república en 2016, y le ponían una nota de 7,3. Su esposa, eso sí, recibió un 7,7 y sigue siendo el miembro más popular de la Casa de Orange. La pareja se prepara para recibir este viernes en el Palacio Real de Ámsterdam a 150 ciudadanos que cumplan una de las cinco décadas —o quinquenios— de la vida del rey.

Guillermo y Máxima de Holanda, el pasado mes de febrero. ampliar foto
Guillermo y Máxima de Holanda, el pasado mes de febrero.

A la cita se apuntaron casi 12.000 personas y fue preciso hacer un sorteo. El índice de popularidad de Guillermo y su esposa lo ha publicado la consultora Ipsos, que elabora un sondeo anual. Según sus cifras, un 63% de los holandeses califica al rey de “humano”, y un 60% cree que está comprometido con su trabajo y su país. Un 48% lo encuentra compasivo, y un 45% simpático. Como en años anteriores desde su entronización, las finanzas son la cruz de su trayectoria. Seis de cada diez encuestados creen que el sueldo del soberano (866.000 euros) y el de su esposa (343.000 euros) es excesivo, si bien admiten que la tarea que tienen asignada “es pesada”.

Todo ello quedará en segundo plano durante la cena de cumpleaños, que comenzará este viernes a las 21.45. La pareja real recibirá a sus 150 huéspedes a las puertas del Palacio Real y la escena será inmortalizada: el público que en ese momento se encuentre en la plaza de Dam, en Ámsterdam, frente al propio palacio, o bien detrás del edificio, podrá participar en una gigantesca foto de grupo que aparecerá luego en el portal digital abierto por la Casa Real al efecto. Ahí no acaban los festejos: inmediatamente después, el palacio podrá visitarse desde las diez de la noche y hasta la medianoche del sábado 30 de abril. El paseo es gratuito pero hay que sacar antes una entrada en la web del palacio. Además de admirar un edificio construido en el Siglo de Oro como ayuntamiento, y utilizado como palacio por el rey Luis Napoleón (1806-1810), hermano de Napoleón Bonaparte, habrá otras actividades. La principal es una exposición aderezada con actuaciones y música sobre la historia de Holanda del último medio siglo.

La reina Beatriz con su marido, el príncipe Claus, y sus tres hijos (de izquierda a derecha: Constantino, Guillermo y Friso), en una imagen de enero de 1980. ampliar foto
La reina Beatriz con su marido, el príncipe Claus, y sus tres hijos (de izquierda a derecha: Constantino, Guillermo y Friso), en una imagen de enero de 1980.

En 2013, cuando estaba a punto de suceder a su madre, la hoy princesa Beatriz, Guillermo recibió de ella un consejo muy especial. “Sé tú mismo, marca tu propia ruta y no te aproveches de tu posición”, le dijo. El heredero de Orange tenía entonces 46 años y había sido un adolescente algo disperso y un joven poco centrado. Con un estilo más suelto que el de su progenitora, que llevó la corona 33 años, Guillermo de Holanda no oculta que su esposa, Máxima, le ha ayudado a encontrarse. “Lo ha hecho gracias a su buen juicio, simpatía y capacidad para ver las cosas con perspectiva sin dejar de ser crítica”, afirma. Este jueves, horas antes del ágape en Ámsterdam, toda la familia disfrutará del Día del rey, fiesta nacional, en la ciudad de Tilburg, al sur del país.