Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guillermo de Holanda, desbordado con su fiesta de cumpleaños

El soberano quiere celebrar su 50º cumpleaños con una cena en el Palacio Real de Ámsterdam a la que se han apuntado 11.500 holandeses

Guillermo de Holanda.
Guillermo de Holanda.

Guillermo Alejandro de Holanda cumple 50 años el 27 de abril y quiere celebrarlo a lo grande. Literalmente. Ha invitado a 150 de sus compatriotas mayores de edad, y que estrenen una década o un lustro de su vida hasta el medio siglo, a una cena en el Palacio Real de Ámsterdam. La cita, a la que también asistirá la reina consorte, Máxima, es el 28 de abril y ha sido anunciada con gran ceremonia en la página web personal y el perfil de Facebook del soberano. El problema es que no contaba con el éxito de la convocatoria: se han apuntado 11.493 personas.

Es posible que muchos hayan rellenado más de una vez el formulario, pero, de todos modos, la Casa Real holandesa se ha visto desbordaba por la respuesta. Con la lista ya cerrada, ahora elegirán a los afortunados por sorteo para evitar favoritismos.

Según la Oficina Central de Estadística del país, hasta el pasado 1 de enero solo 47.775 holandeses habían nacido un 27 de abril, como el rey Guillermo. De estos, 7.962 comparten la edad estipulada para ser invitados al festín, es decir, tendrán ese día 20, 25, 30, 35,40, 45 o 50 años. Los estadísticos han detallado aún más sus cálculos, y señalan que cuatro holandesas cumplirán un siglo ese día, aunque nadie sabe si han pedido asistir a la fiesta.

La cena está prevista para el día 28 porque Guillermo y Máxima pasarán la jornada anterior en Tilburg, al sur del país. Es el Día del Rey, y a la fiesta en las calles se sumarán sus tres hijas, las princesas Amalia, Alexia y Ariane.

Guillermo de Holanda con su familia saluda en el balcón del Palacio Real de Ámsterdam el día de su proclacmación como rey.
Guillermo de Holanda con su familia saluda en el balcón del Palacio Real de Ámsterdam el día de su proclacmación como rey.

En pleno centro de la capital holandesa, el Palacio Real (1655) fue construido como ayuntamiento durante el Siglo de Oro y el primero en utilizarlo como residencia regia fue Luis Napoleón, hermano de Napoleón Bonaparte. Su reinado fue corto, entre 1806 y 1810, y a su caída, Guillermo I de Holanda se autoproclamó príncipe soberano de su país en 1815. Desde entonces se usa para recepciones oficiales. Desde su balcón principal fue presentada en 1980 la hoy princesa Beatriz, madre de Guillermo, como reina. Allí tuvo lugar en 2002 la escena del beso entre los recién casados Guillermo y Máxima. Y también desde ese mirador saludaron ambos, ya como nuevos reyes, en 2013.