Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Eugenia Martínez de Irujo da las gracias a la reina Sofía

La hija de la duquesa de Alba recuerda cómo la reina emérita la apoyó cuando falleció su madre en medio de la polémica tras el vídeo de Palma

Eugenia Martínez de Irujo en el festival de Universal Music 2017.
Eugenia Martínez de Irujo en el festival de Universal Music 2017. gtresonline

Eugenia Martínez de Irujo ha querido rendir su peculiar homenaje a doña Sofía publicando en su cuenta de Instagram, donde acumula más de 103.000 seguidores, una fotografía de ambas el día del funeral de la duquesa de Alba. En la instantánea se puede ver a la duquesa de Montoro llorando desconsolada abrazada a la reina emérita, en el que fue, en palabras de la propia Eugenia: “El día más triste de mi vida”.

Según recuerda en la leyenda que acompaña a la imagen, en aquel momento la reina emérita la consoló con “todo el cariño”. Un homenaje que muchos han traducido como un claro posicionamiento del lado de doña Sofía tras la publicación del polémico vídeo del rifirrafe en la catedral de Palma. Durante el citado sepelio el rey Juan Carlos también se mostró muy cariñoso con Eugenia debido a la buena relación que siempre mantuvieron con su madre Cayetana Fitz-James Stuart, ya que la que fue catorce veces Grande de España demostró a lo largo de los años ser una monárquica convencida.

Este agradecimiento a la reina emérita se publicó el mismo día de la escenificación de la reconciliación entre doña Sofía y la reina Letizia. En este estudiado arreglo de las relaciones entre las dos tuvo lugar el pasado 8 de abril, cuando toda la familia real visitó a don Juan Carlos en el hospital donde se encuentra ingresado el rey emérito debido a una operación de rodilla. Los Reyes, sus hijas y doña Sofía llegaron al hospital en el coche que conducía don Felipe. Entonces la reina Letizia abrió la puerta trasera del automóvil para que pudieran salir, primero la princesa Leonor y después la reina Sofía. El rey Felipe se ha ocupado de abrir la otra puerta trasera para que a su vez pudiera salir la infanta Sofía, que enseguida se dirigió, muy sonriente, como el resto de los protagonistas de la escena, al otro lado del vehículo, para dar la mano a su abuela.

Así, la reina Sofía, a quien la princesa de Asturias había ofrecido la mano para ayudarla a salir del automóvil, cogió de la mano a sus dos nietas y posaron para fotógrafos y cámaras a las puertas del hospital, acompañados de los reyes Felipe y Letizia, igualmente sonrientes.