Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mejor surfista del momento tiene otro reto

Kay Lenny compite en todas las disciplinas imaginables. Es embajador de la relojera Tag Heuer y acaba de estrenar ‘Paradise lost’, un documental sobre sus propias hazañas

#DontCrackUnderPressure (“no cedas ante la presión”) es el eslogan de Tag Heuer y también podría ser el de este aventurero de las olas, que ha merecido los elogios de compañeros de profesión como Kelly Slater.
#DontCrackUnderPressure (“no cedas ante la presión”) es el eslogan de Tag Heuer y también podría ser el de este aventurero de las olas, que ha merecido los elogios de compañeros de profesión como Kelly Slater.

Tiene 24 años y es el único surfista del mundo que ha competido en cuatro disciplinas distintas en un mismo día: surf, stand up padding (de pie sobre la tabla y con un remo), windsurf y kite surf. Ahora le ha cogido el gusto al surf foil: una enorme quilla eleva la tabla sobre el mar y vuela, literalmente, sobre el agua. Este joven nacido en Hawái, seis veces campeón del mundo y reconocido por los veteranos como el mejor surfista del momento, ama el mar sobre todas las cosas. Ahora es embajador de la relojera Tag Heuer y, de momento, no hay cresta que se le resista.

“Prefiero que me llamen jinete de las olas”, aclara Lenny, “lo de surfista se queda corto”.
“Prefiero que me llamen jinete de las olas”, aclara Lenny, “lo de surfista se queda corto”.

Espera hundido en un inmenso sillón vestido con bermudas, deportivas, camiseta y visera. La indumentaria de Kay Lenny contrasta con el entorno señorial del hotel María Cristina de San Sebastián. Joven e insultantemente guapo y saludable, tiene la sonrisa perenne de quien concibe la vida como un puro disfrute.

Más de la mitad se la ha pasado en el mar. “Prefiero que me llamen jinete de las olas”, aclara, “lo de surfista se queda corto”. Ha venido a San Sebastián a presentar el documental Paradise lost, que recorre su vida. Lo produce él mismo, y ha intervenido en la dirección y la selección musical: “Mi primera pasión es el mar; la segunda, el cine. Ahora estoy en una especie de éxtasis”, reconoce.

Lenny ha ganado decenas de campeonatos, pero su rutina no ha cambiado desde que era niño. “Al despertarme ya tengo una necesidad imperiosa de meterme en el mar. Es como una droga, me siento más cómodo en el agua que en tierra”, dice. ¿Y cuáles son sus planes de futuro? “Los mismos que ahora. Pasar en el agua el mayor tiempo posible, y si tengo que salir, que sea para rodar una película”, dice.

Su siguiente parada es la cercana playa de Gros, donde quiere coger unas olas antes de comer.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información