Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marta Sánchez: “He sido sentimental, he hecho una letra desde el corazón”

La cantante vuelve a España después de tres años viviendo en Miami y revoluciona las redes sociales poniendo letra al himno nacional después de siglos de fracasos

Ni con Soy yo ni con Colgando en tus manos, Marta Sánchez ha vuelto a España al son de la Marcha de Granaderos. Así sin complejos, con osadía o valentía –según de donde provenga el relato de la historia–, pero sin duda con la mejor campaña de marketing que un profesional pueda imaginar para volverse a colocar en el foco de la actualidad.

Después de tres años viviendo y trabajando en Miami, sin nuevos logros musicales reseñables, el pasado sábado la cantante se plantó en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, lleno hasta la bandera (valga la imagen para ilustrar lo que vino después) y finalizó su concierto poniendo letra propia al himno de España. El público iba a deleitarse con los éxitos de los más de 30 años de carrera de la gallega, y acabó en pie aplaudiendo la letra –épica para unos, cursi para otros– de la Marcha Real, uno de los pocos himnos nacionales del mundo que no ha conseguido versos de consenso desde que Carlos III comenzó a usar sus acordes en los actos solemnes,allá por 1770, y se acabó convirtiendo en el himno nacional del país.

“No he sido ni valiente ni osada”, dice Marta Sánchez, “he sido sentimental, he hecho una letra sintiéndola desde el corazón, después de añorar estar fuera de mi país tres años en Florida. No era la primera vez que vivía fuera de España, pero sí la que más la he echado de menos, y esto surgió de verdad y con todo el respeto del mundo. Es cierto que lo hice sin saber lo que podría pasar, pero jamás de los jamases hubiera pensado que iba a liarla así”.

Del jaleo que ha armado su iniciativa pueden dar cuenta los responsables del laboratorio dermatológico Galderma , que previamente al concierto del día 17, había cerrado con Marta Sánchez un contrato para que sea la imagen de una crema antiedad que van a lanzar al mercado. Fotógrafos, maquilladores, peluqueros, estilistas y encargados de que la luz y las cámaras enfocaran a la cantante como querían y solo así, trataron infructuosamente durante toda la mañana de este lunes de empezar la sesión de fotos para la que estaba citada la artista en un estudio de Madrid. A cambio de su paciente espera, todos los medios imaginables iban pasando en religiosa procesión para recabar unas palabras de la artista y de paso enterarse de que Marta estará más “divina” si cabe cuando la fórmula prodigiosa realice su magia antienvejecimiento.

Marta Sánchez el pasado día 14 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, antes de la rueda de prensa en la que presentó el concierto que realizó el sábado 17 de febrero.
Marta Sánchez el pasado día 14 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, antes de la rueda de prensa en la que presentó el concierto que realizó el sábado 17 de febrero. Cordon Press

Nada era premeditado. Eso al menos asegura la cantante. “Estoy agradecida y emocionada, todo lo que ha pasado es impresionante. Incluso se está creando una plataforma para votar que cante el himno con mi letra en la Copa del Rey. Es un sueño. Yo no podía ni pensar que iba a revolucionar el país de esta manera”, explica Sánchez.

Mariano Rajoy escribió un tuit de apoyo: “Muy buena iniciativa. La inmensa mayoría de los españoles nos sentimos representados”. Albert Rivera también se vino arriba: “Valiente y emocionante poniendo letra y corazón al himno nacional”. Y hasta la Guardia Civil puso su granito de arena a la emoción popular: “Nuestra felicitación por una iniciativa que busca unir y sumar, no restar ni dividir”. En este punto resulta inevitable pensar si la letra surgió de un ataque de morriña o si tuvo algo que ver en la inspiración el movimiento independentista catalán. “Nada que ver”, contesta Marta Sánchez, “antes de que la gente colgara banderas de España en sus balcones, yo ya había pensado en esta idea. Así que para nada con segundas”.

Con o sin intención se ha convertido en heroína del patriotismo de un día para otro: “No quiero ponerme esa etiqueta”, responde Sánchez, “me gustaría pensar que el hecho de haberle puesto una letra sentida al himno y que suene más bonito de lo que normalmente lo ha hecho, porque era una marcha muy rígida y mi versión es mucho más balada, haga que la gente se sienta orgullosa de la canción que representa a mi país. Con eso me doy por satisfecha”.

¿Cree que en España tenemos un cierto complejo ante nuestra bandera o el himno por la utilización que se ha podido hacer de ellos por grupos políticos concretos? "Es triste que la gente no esté más orgullosa de nuestro himno y nuestros colores, de ser españoles. No apreciamos lo que somos. Quienes se avergüencen de un himno y una bandera, a lo mejor debería plantearse vivir en otro lugar si tan incómodos e infelices están en esta maravilla que tenemos que es España. Yo personalmente estoy enamorada de mi país y eso no me lo quita nadie”.

Sentimientos a un lado, el riesgo era grande después de tantos intentos fallidos para conseguir unos versos que evitaran lanzarse a entonar el himno a ritmo de chunda-chunda, lolo-lolo o lala-lala. Y por mucho que Marta Sánchez repita una y otra vez que la idea surgió en Miami y que durante meses apuntó frases, incluso levantándose de la cama para evitar olvidar lo que le dictaban las musas en mitad de la noche, la versión ha recibido muchos patrióticos parabienes y no pocas críticas sobre el tono melifluo de sus rimas. La cantante sabe que en este país nunca llueve a gusto de todos: “Si hubiese sido más seria, hubieran dicho que es demasiado seria; si hubiese sido más frívola también habría encontrado detractores… siempre habrá alguien que opine… Pero estoy súper abierta a cualquier crítica que se pueda hacer. No soy quién para que todo el mundo apruebe lo que he hecho. A quien no le guste, lo siento, me da mucha pena pero a la mayoría le ha gustado y con eso me quedo. Me siento muy orgullosa. Lo volvería a hacer y agradezco muchísimo a todos los españoles que se han sentido halagados o emocionados y que me han hecho sentir estos días tan intensos”.

Una manera “dorada” –el mismo adjetivo con el que sus estilistas tranquilizan a la artista cuando se deciden a dar el visto bueno al enfoque de las cámaras que la van grabando una detrás de otra– de celebrar más de 30 años de éxitos que pronto tendrán nueva celebración sobre el escenario del Teatro Real de Madrid y en un disco que se llamará Piano y voz y que sólo necesita de algunos permisos oficiales para que ‘el himno de Marta Sánchez’ pueda ser uno de sus temas. Una inspiración sentimental, una decisión "meditada y calculada" y unos resultados difíciles de imaginar ni por la mejor de las campañas publicitarias.