Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por qué un artista LGTBI nunca ganará un 'talent show' en España

La expulsión de Agoney de OT es un ejemplo más de que romper el techo de cristal aun es una asignatura pendiente en nuestro país

La visibilidad homoerótica de Agoney en su última actuación como concursante en Operación Triunfo ha sido la guinda a todo un programa que ha dado voz -de una forma antes inimaginable- a las personas LGTBI en la televisión pública.

Se han podido ver grandes momentos en prime time como el debate LGTBI generado por Javier Ambrosi y Javier Calvo en sus clases, el beso de la concursante Marina y su novio trans o con el que culminaron su actuación Raoul y Agoney. Y esto es muy importante. Mientras algunas discográficas mantienen a sus artistas en los armarios, una nueva ola de incipientes artistas reivindican la diversidad desde su arte y le plantan cara a la heteronorma de la industria musical desde que comienzan sus carreras.

Pero al igual que hay techos de cristal en el ámbito laboral que impiden a mujeres y a personas LGTBI alcanzar puestos de responsabilidad, en OT se ha producido la misma paradoja. Esto no es un reproche al concurso, sino a la dificultad que tiene todavía parte de la audiencia de identificarse con artistas gais. En este país aún cuesta ver en estas plataformas televisivas las rupturas con el binarismo o el orgullo de la pluma.

Solo hay que remontarse a casos como el del extraordinario bailarín David Pereira y su participación en la primera edición de GotTalent España, que no tuvo el apoyo del público en la semifinal y tuvo que ser el jurado quien le diera el pase a la final; o el de Adam Lambert que no ganó American Idol a pesar de ser la mejor voz de su edición de 2009.

Mimi, Marina, Ricky, Raoul y Agoney han sido los concursantes más diversos de esta edición. Todos ellos ya expulsados. Pero este último se ha quedado a las puertas de optar a ganar un concurso musical como artista gay visible. Y cuesta pensar que una de las mejores voces está fuera del concurso.

Llegados a este punto, habría que plantear las siguientes preguntas: ¿Por qué no hay representación LGTBI dentro de los finalistas de OT? ¿Existe algún tipo de rechazo por parte de la audiencia a los concursantes que muestran su sexualidad? Y finalmente... ¿Por qué las personas heterosexuales no suelen adoptar referentes culturales homosexuales, bisexuales o trans?

OT ha sido un revulsivo en este aspecto, pero la normalización de los artistas LGTBI como referentes para el target hetero sigue siendo un duro trabajo, que en gran parte tiene que venir de la educación como sociedad. ¿Cuál hubiera sido el destino de Agoney en Operación Triunfo si hubiera sido heterosexual?¿Hubiera levantado el mismo rechazo? La verdad es que podríamos hacer una lista interminable con los comentarios homófobos en redes sobre el cantante tinerfeño. Hay que separar lo musical de lo personal, y si lo personal no tiene veneno, mejor. A nadie se le insulta por su heterosexualidad. Porque si hubiera sido por calidad vocal y presencia en el escenario, Agoney seguiría dentro de la academia.

También ha resultado anecdótica la campaña explícita a favor de su contrincante en las nominaciones, Ana Guerra, por parte de la conocida discoteca gay Delirio'. ¿Causa Agoney rechazo en parte de los gais? Porque los comentarios negativos no sólo han venido de los y las fans heterosexuales del formato. Muchos gais han criticado la actitud del cantante sobre el escenario y fuera de él. Que si "va de sobrada", "que se cree una diva", que si "es una pasivorra"... Comentarios con cierta envidia y tufo homófobo. Poco se ha valorado el ejercicio de visibilización que ha hecho Agoney por la normalización a lo largo del concurso.

Es un claro síntoma de cómo el machismo está formando parte de lo gay, y evita que el colectivo se cuide y salga fortalecido frente al patriarcado. Debemos hacer en conjunto una revisión del rechazo latente a lo que no es homonormativo, y aceptar la pluma, su visibilidad y el derecho a ganar en todos los espacios para así romper con todos los techos de cristal.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información