Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así se fabrica una exclusiva

Hay personajes que todavía mueven miles de euros en la prensa del corazón. La boda de Ana Boyer y Fernando Verdasco es un ejemplo

Portadas de revistas.
Portadas de revistas. EL PAÍS

La agencia Korpa cobró en 1988 seis millones de las entonces pesetas por las fotos de la boda de Isabel Preysler y Miguel Boyer celebrada el 2 de enero. Un avispado reportero se enteró de que el enlace se iba a celebrar ese día y pilló a los recién casados a las puertas de los juzgados de la calle Pradillo de Madrid. Las imágenes se vendieron a varias revistas. Veintinueve años, después la hija de ese matrimonio Ana, de 28 años, se casó el 7 de diciembre con el tenista Fernando Verdasco. Una boda también con una exclusiva, pero en su caso pactada con ¡Hola! y cuyo precio los especialistas del mundo del corazón estiman en alrededor de 200.000 euros, un precio que aunque muy elevado le compensará con creces a la revista, que ha aumentado esta semana sus ventas y ha generado muchos contenidos para su página web. Responsables de agencias dedicadas a la prensa del corazón aseguran que hacía tiempo que no había una exclusiva tan importante como esta, que ha reunido a la reina de la prensa social, Isabel Preysler, con la mayoría de los miembros de su gran y famoso clan.

La prensa del corazón, como la generalista, está viviendo momentos de cambios con la irrupción de Internet y las redes sociales, usadas por muchos famosos para gestionar sus informaciones tanto profesionales como personales. Por eso las grandes portadas con personajes que cuentan una gran noticia a un medio a cambio de una buena suma de dinero hoy escasean. Pero el director de una publicación explica: “Solo con contenido exclusivo puedes hoy en día diferenciarte de Internet y el resto de competidores. Es por lo tanto más importante que nunca tenerlas”. Son pocos los que las pueden pagar. ¡Hola! es quien mejor se ha adaptado a los nuevos tiempos — con 17 millones de usuarios únicos en Internet— y quien sigue liderando las ventas en este sector con más de 500.000 ejemplares en papel. El clan Presyler es una fábrica de generar exclusivas. En la familia hay cantantes, aristócratas, modelos y ahora hasta un escritor de la talla y el carisma de Mario Vargas Llosa. Con la matriarca a la cabeza, sus miembros se mueven en este mundo con habilidad. Igual cenan en palacio con Carlos de Inglaterra esponsorizados por Porcelanosa que acuden a fiestas vistiendo trajes de Pronovias y luciendo joyas de Suárez o Rabat. Fuentes del sector aseguran que los famosos de gran talla no cobran de las revistas cuando conceden una exclusiva, tienen contratos de publicidad e imagen con grandes firmas que son quienes hacen de intermediarios entre las publicaciones y el personaje. Son acuerdos muy rentables para las tres partes: publicidad indirecta para las marcas e información en primicia para las revistas. En el reportaje de la boda de Ana Boyer y Fernando Verdasco estuvieron presentes, entre otros, Pronovias, Suárez, Rabat y Pedro del Hierro además de Porcelanosa.

La boda de David y Victoria Beckham en 1999 en la portada de la revista 'OK!'.
La boda de David y Victoria Beckham en 1999 en la portada de la revista 'OK!'.

Pero escasean los personajes que logran mover una exclusiva de este tamaño. A nivel internacional, el récord de la boda mejor pagada en Europa lo ostenta la de David y Victoria Beckham en 1999, por la que la revista Ok llegó a abonar tres millones de euros. “Hay pocos acontecimientos ahora en la prensa del corazón que muevan tantos millones como antes”, dice uno de los dueños de una agencia que prefiere permanecer en el anonimato. “Quizá la exclusiva que ahora más dinero generaría sería la de Paula Echevarría con un nuevo amor o algo que tuviera que ver con el entorno de la Reina. Doña Letizia y Paula Echevarría son los grandes personajes del momento”.

La televisión y en concreto Telecinco y sus progamas del corazón también se apuntan de vez en cuando a las exclusivas porque tienen presupuesto para moverse en este caro mercado de las vísceras. Por una entrevista en Sábado Deluxe, Carmen Martínez-Bordiú cobró, según fuentes del sector, 25.000 euros. La nieta de Franco no contó nada que no se supiera pero su presencia logró una audiencia de 1.600.000 espectadores con una cuota de pantalla de 14,4%, lo que le convirtió en líder de la noche.

La prensa social espera ahora la siguiente gran boda, la de Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa. Hay quien se aventura a incluso a ponerle precio: 100.000 euros.