Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educar a la generación perdida siria

De los más de 3 millones de sirios refugiados en Turquía, casi la mitad son menores de edad y en torno a un millón está en edad escolar. El Gobierno turco, con la ayuda de la Unión Europea, decidió integrarlos a las escuelas del sistema educativo nacional. En dos años, más de 600.000 niños sirios han sido escolarizados.

  • Husein, de 4 años, perdió a sus padres en la guerra de Siria. Ahora asiste a un curso preescolar en la ciudad turca de Kilis.
    1Husein, de 4 años, perdió a sus padres en la guerra de Siria. Ahora asiste a un curso preescolar en la ciudad turca de Kilis.
  • Niños de un campo de refugiados sirios observan el inicio de las obras de una escuela financiada por la UE en la provincia de Osmaniye (sur de Turquía).rnrn
    2Niños de un campo de refugiados sirios observan el inicio de las obras de una escuela financiada por la UE en la provincia de Osmaniye (sur de Turquía).
  • Niños turcos y sirios asisten a un curso preescolar en la ciudad de Kilis financiado por la UE y UNICEF.
    3Niños turcos y sirios asisten a un curso preescolar en la ciudad de Kilis financiado por la UE y UNICEF.
  • Fatma, de 5 años y nacida en Alepo (Siria) aprende a escribir en turco, que utiliza un alfabeto diferente (latino) al de su lengua materna (árabe) en una escuela de la localidad de Kilis.
    4Fatma, de 5 años y nacida en Alepo (Siria) aprende a escribir en turco, que utiliza un alfabeto diferente (latino) al de su lengua materna (árabe) en una escuela de la localidad de Kilis.
  • Adolescentes y jóvenes sirios ensayan canciones de su país en un centro social de la Media Luna Roja en Kilis, sostenido con ayudas de la UE
    5Adolescentes y jóvenes sirios ensayan canciones de su país en un centro social de la Media Luna Roja en Kilis, sostenido con ayudas de la UE
  • Adolescentes y jóvenes sirios ensayan canciones de su país en un centro social de la Media Luna Roja en Kilis, sostenido con ayudas de la UE
    6Adolescentes y jóvenes sirios ensayan canciones de su país en un centro social de la Media Luna Roja en Kilis, sostenido con ayudas de la UE