Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hienas con traje y corbata

El bochornoso espectáculo de las cosas que hemos oído en las conversaciones que han salido últimamente a la luz entre políticos del PP, por no nombrar otras muchas ya conocidas anteriormente, demuestra el verdadero objetivo de algunas personas que se dedican a la política. Esos rencores que se expresan con tanta claridad y tanta saña no parecen tener mucho que ver con algo de lo que suelen presumir siempre los políticos: su vocación de servidores públicos. Y debe ser verdad aquello de que están hechos de otra pasta. A cualquier ciudadano normal le daría vergüenza ir a comprar el pan si se hubiesen sabido de él las cosas que se han llegado a descubrir de muchos de nuestros políticos, pero ellos se pasean por la vida sin el menor pudor. Si lo que buscaban cuando se metieron en política era el lucro personal y la lucha más innoble por el poder, se podían haber quedado en casa. Habrían hecho un gran favor al país, aunque fuera por omisión.— Javier Rodríguez Almingol. Pamplona.

 

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.