Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Quién es el narco?

Los pirómanos son adictos al fuego. Las llamas y la destrucción que generan les producen placer. Pero que no se nos olvide que no hay adicto sin camello; es decir, alguien ofreció a los pirómanos la sustancia tóxica. Alguien les puso en bandeja las condiciones —montes selváticos y sin vigilancia en condiciones de sequía y calor inusitados— para disfrutar como nunca de las llamas. Feijóo y su Gobierno pasaron de la climatología y se fiaron de la fecha que marcaba el calendario, como si el calendario hace años que no se hubiera vuelto loco. Recordemos esto y a partir de ahí, hablamos.— Esclavitud Rodríguez Barcia. Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.