Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Ha declarado Puigdemont la independencia?

Pocas veces ha habido tanta confusión en torno a un hecho tan importante para todo un país

Puigdemont, en el parlamento catalán.

Pocas veces ha habido tanta confusión sobre un asunto tan relevante y que afecte tanto a todo un país. ¿Ha declarado el presidente catalán la independencia o no lo ha hecho? ¿Ha vulnerado la ley conscientemente o ha dado media vuelta y se ha quedado todo en una petición de diálogo? ¿Comienza ahora un proceso constituyente, como dice el partido radical de la CUP, o es el turno de actuar del Gobierno español?

Estos son los hechos que permiten aclarar lo sucedido este martes en Cataluña.

Carles Puigdemont ha comparecido en el parlamento autonómico pasadas las 19.00 para afirmar lo siguiente:

"Asumo... el mandato del pueblo de que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república...Y con la misma solemnidad, el Gobierno y yo mismo proponemos que el Parlamento suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos un diálogo sin el cual no es posible llegar a una solución acordada".

Es decir: Puigdemont ha dado por válidos los resultados del referéndum del 1 de octubre, efectuado a pesar de la prohibición de la justicia y efectuado sin garantías y con numerosas irregularidades.

La Ley del Referéndum, aprobada en agosto, aseguraba que se debía declarar la independencia a 48 horas de proclamar los resultados del referéndum. Estos se hicieron oficiales el 6 de octubre. Puigdemont ha comparecido el 10, saltándose esa ley.

Según la Ley de Desconexión, aprobada también en agosto, tras las declaración de independencia se inicia un proceso constituyente hasta culminar en una nueva Constitución. Eso es lo que Puigdemont propone suspender. Y en realidad ha quedado en eso, en que Puigdemont ha dicho en sede parlamentaria que pedirá al Parlament que "suspenda los efectos de la declaración", sin dar más detalles ni tomar más medidas.

Inmediatamente después de su discurso, Puigdemont ha firmado junto al resto de diputados de Junts pel Sí y la CUP, con los que suma mayoría absoluta de escaños, una declaración de independencia en toda regla. Sin embargo, como esta no ha sido registrada ni votada en el Parlament, diputados independentistas consideran que no tiene valor jurídico sino simbólico. Este es el texto: 

"CONSTITUIMOS la República catalana, como Estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social.

INICIAMOS el proceso constituyente, democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante.

INSTAMOS al Gobierno de la Generalitat a adoptar las medidas necesarias para hacer posible la plena efectividad de esta Declaración de Independencia y de las previsiones de la Ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la República".

Si se le quita a las acciones de Puigdemont y los independentistas la retórica y las ofertas genéricas de diálogo y concordia, lo que el presidente catalán ha hecho en dos actos en sede parlamentaria es declarar la independencia, abriendo un proceso para crear una nueva república. 

Es decir: ha declarado la independencia. De forma enrevesada y en diversos actos, pero la ha declarado.

Más información