Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cosas que ver en Toulouse

Un destino ideal para una escapada de tres o cuatro días

Cúpula de la Grave al atardecer, desde la escalinata de Saint-Pierre, junto al río Garona, en Toulouse.
Cúpula de la Grave al atardecer, desde la escalinata de Saint-Pierre, junto al río Garona, en Toulouse.

Contemplar la cúpula del hospital de la Grave al atardecer, desde la escalinata de Saint-Pierre junto al río Garona, es uno de los placeres que brinda la pequeña, elegante y universitaria ciudad de Toulouse, al sur de Francia.

Place du Capitol, en Toulouse (Francia).
Place du Capitol, en Toulouse (Francia).

Place du Capitole

Espectacular centro de la ciudad y una de las plazas más bellas de Francia, decorada con una gran cruz occitana y rodeada de soportales donde confluyen farmacias, cafés, tiendas de ropa, hoteles de lujo, joyerías y puestos de bouquinistes. Su cara este la ocupa íntegramente la fachada neoclásica del Capitolio, sede del Ayuntamiento y del Teatro de la Ópera, un imponente edificio de ladrillo rosa que se enciende de rojo al atardecer. Enfrente, en el lado opuesto de la plaza, los frescos de Raymond Moretti en los techos de la galería de los soportales resumen la historia de la villa, incluida la memoria del exilio republicano y la Guerra Civil Española, representadas por famosa imagen de Robert Capa, Muerte de un miliciano y el Guernica de Picasso. En una de las esquinas de la plaza del Capitolio está el hotel Le Grand Balcon, donde se alojaban los pilotos de la legendaria Compagnie générale aéropostale, que volaba entre Toulouse y Dakar (Senegal), entre ellos el escritor y aviador Antoine de Saint-Exupéry, autor de El principito.

Basílica cluniacense de Saint-Sernin.
Basílica cluniacense de Saint-Sernin. Getty

Basílica de Saint-Sernin

De Capitole parte la animada Rue du Taur(calle del Toro), por la que Saturnino (Sernin), obispo de Toulouse hacia el año 250, fue arrastrado atado al cuello de un toro que no había querido sacrificar en ceremonia pagana. Sobre su sepultura, en el extremo norte de la calle, se alza la basílica cluniacense de Saint-Sernin (San Saturnino), del siglo XI, etapa clave del Camino de Santiago en Francia. Bajo su campanario octagonal se descubre una espaciosa nave abovedada que sorprende por sus dimensiones y su claridad en un edificio románico increíble. En su cripta se conservan las reliquias de Sernin y otros mártires cristianos.

Claustro del convento de los Jacobinos.
Claustro del convento de los Jacobinos.

Convento de los Jacobinos

Este imponente edificio de ladrillo rojo, construido entre los siglos XIII y XIV, es uno de los mejores exponentes de la arquitectura del Languedoc. El conjunto se organiza alrededor de un gran claustro, adornado con elegantes columnas de mármol y capiteles con motivos florales y animales.

Hôtel d’Assezat, sede de la Fundación Bemberg.
Hôtel d’Assezat, sede de la Fundación Bemberg.

Fundación Bemberg

La Fundación Bemberg, con sede en el precioso edificio renacentista Hôtel d’Assezat, alberga uno de los conjuntos artísticos más interesantes de la ciudad: la colección personal legada por Georges Bemberg (1915-2011): cerámicas, muebles y pinturas que abarcan desde el renacimiento italiano hasta las vanguardias del XX, con obras de Canaletto, Gauguin, Veronese, Tintoretto, Lucas Cranach, Monet, Gauguin y Picasso.

Simulador de gravedad lunar en la Ciudad del Espacio.
Simulador de gravedad lunar en la Ciudad del Espacio.

La Ciudad del Espacio

Inaugurada en 1997, la Cité de l’Espace (Ciudad del Espacio), un parque temático-científico dedicado a la exploración espacial, celebra este año su 20º aniversario. Se pueden visitar auténticas naves espaciales como la cápsula rusa Soyuz, recorrer una réplica exacta de la estación espacial Mir o experimentar la gravedad lunar en un simulador. Además, se han programado actividades especiales como la exposición Astronautas (hasta finales de diciembre de 2018), sobre la vida diaria de los tripulantes de la estación espacial internacional ISS; la Semana Mundial del Espacio (hasta el 10 de octubre), dedicada a la contribución de la ciencia y la tecnología a la mejora de la vida cotidiana; el 30º Congreso Mundial de Astronautas (del 16 al 20 de octubre), que reunirá a un centenar de viajeros espaciales que compartirán sus experiencias con el público, o el festival aeronáutico Des Étoiles et des Ailes (Alas y Estrellas), que se celebrará del 10 al 12 de noviembre.

Cadena de montaje de un avión en el hangar Lagardère de la fábrica de Airbus en Toulouse.
Cadena de montaje de un avión en el hangar Lagardère de la fábrica de Airbus en Toulouse.

Fábrica Airbus y Museo Aeroscopia

Desde el mirador del hangar Lagardère de la fábrica de Airbus se puede contemplar la cadena de montaje donde se lleva el proceso de acabado de aeronaves de pasajeros como el A350XWB y asombrarse con las descomunales dimensiones del complejo. La visita (a través de la agencia Manatour; hay reservar con tiempo) incluye un circuito panorámico en autobús por las instalaciones (está prohibido hacer fotografías) y se puede combinar con la entrada al museo de la aeronáutica Aeroscopia y un recorrido por los hangares de Ailes Anciennes (alas antiguas), una asociación dedicada a la restauración de aviones históricos similar a la que existe en el aeródromo madrileño de Cuatro Vientos.

Gárgolas en el claustro del Musée des Augustins, en Toulouse.
Gárgolas en el claustro del Musée des Augustins, en Toulouse.

Museo de los Agustinos

El edificio del antiguo convento de los agustinos acoge el principal museo de la ciudad: el Musée des Augustins, un magnífico ejemplo del gótico meridional con un claustro que transmite calma y levedad e invita a pasear por un jardín de plantas medicinales o hacerse un selfie entre gárgolas aulladoras. Las salas del museo acogen una ingente colección de Art pompier (corriente academicista de pintura de género surgida en Francia a mediados del siglo XIX). Imprescindible la Salle des Chapiteaux, con su colección de capiteles románicos, resaltados por la luminosa instalación Site-specific (creada para un lugar concreto) del artista cubano Jorge Pardo.

Instalación del artista cubano Jorge Pardo en la 'Salle des Chapiteaux' del Museo de los Agustinos.
Instalación del artista cubano Jorge Pardo en la 'Salle des Chapiteaux' del Museo de los Agustinos.

Museo Saint-Raymond

Dedicado a la antigüedad galorromana de Toulouse, ofrece un interesante recorrido por el pasado arqueológico de la ciudad. A destacar la serie de relieves en mármol que muestran los doce trabajos de Hércules.

Jardín de Plantas

Creado en 1794 por iniciativa del naturalista Philippe Picot de Lapeyrouse, este antiguo parque botánico, unido por pasarelas al jardín Grand Rond y el Jardín Royal, es uno de los rincones verdes más agradables de Toulouse. Dentro del recinto del jardín se halla el Museo de Historia Natural, el segundo más grande de Francia.

Jardín japonés de Toulouse.
Jardín japonés de Toulouse.

Jardín japonés

Inspirado por los jardines japoneses de las eras Muromachi y Edo (siglos XIV a XVI), recrea la atmósfera zen de templos de Kioto como los Ryoan o Daitoku. Para relajarse.

Cúpula del hospital de La Grave de Toulouse.
Cúpula del hospital de La Grave de Toulouse. Getty Images

El río Garona

Entre la plaza de Saint-Pierre y el Pont Neuf discurre uno de los paseos más bonitos de Toulouse, bajo los árboles del Quai Lucien Lombard o en la plaza de la Daurade, de donde zarpan los Bateaux Toulousains, los barcos turísticos que recorren el río Garona y el canal de Brienne. Los días claros invitan a contemplar la puesta de sol desde la terraza del Café des Artistes o la escalinata de Saint-Pierre. No está de más cruzar el Pont Neuf y conocer el popular barrio de Saint Cyprien, con el Châteaud’Eau, antiguo depósito de agua convertido en galería fotográfica; el Hôtel Dieu Saint-Jacques, sede del Museo de la Medicina; la cúpula del hospital de La Grave, y el museo de arte contemporáneo Les abattoirs, que aprovecha la rehabilitación de los antiguos abattoirs (mataderos).

Terrazas en la plaza de Saint-Georges, en el centro de Toulouse.
Terrazas en la plaza de Saint-Georges, en el centro de Toulouse.

Plaza de Saint-Georges

La coqueta plaza de Saint-Georges, abarrotada de terrazas y restaurantes, es uno de los puntos más animados de Toulouse. Aquí fue ejecutado en 1762 Jean Calas, un modesto tendero protestante que fue acusado injustamente de asesinato e inspiró a Voltaire su Tratado sobre la tolerancia. La oferta de bares y restaurantes de Toulouse se prolonga por el Marche des Carmes y las calles adyacentes. Los barrios de Saint-Sernin y Arnaud-Bernard son territorio universitario.

Información práctica

Ryanair tiene una oferta para volar este otoño a Toulouse desde 26 euros, ida y vuelta. Salidas de Madrid.

La tarjeta Pass Tourisme, válida para uno, dos o tres días, incluye entrada gratuita a los museos del centro urbano, una visita guiada organizada por la Oficina de Turismo y transporte público ilimitado en metro, autobús, tranvía y traslados entre el aeropuerto y el centro. También incluye una tarifa reducida en la mayoría de los lugares turísticos y en ciertas tiendas. Desde 15 euros.

Oficina de Turismo:  www.turismo-toulouse.es