Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El trabajo de un alquimista

Las imágenes del proceso de creación del artista Cai Guo-Qiang en el Salón de Reinos

  • Cai Guo Qiang, en el Salón de Reinos, trabajando con su equipo en la obra 'El alquimista', basada en una antigua leyenda en la que un león se quería comer el Sol, lienzo que formará parte de la exposición, 'El espíritu de la pintura', que se inaugura el 25 de octubre en el Museo del Prado. Él controla todo el proceso, pero sus colaboradores le ayudan a situar las plantillas, los cables, la pólvora, los pesos para que todo se mantenga en su sitio durante la explosión.
    1Cai Guo Qiang, en el Salón de Reinos, trabajando con su equipo en la obra 'El alquimista', basada en una antigua leyenda en la que un león se quería comer el Sol, lienzo que formará parte de la exposición, 'El espíritu de la pintura', que se inaugura el 25 de octubre en el Museo del Prado. Él controla todo el proceso, pero sus colaboradores le ayudan a situar las plantillas, los cables, la pólvora, los pesos para que todo se mantenga en su sitio durante la explosión.
  • Cai es sobre todo conocido por sus trabajos con pólvora, además de por sus instalaciones, la utiliza en pequeñas dosis para 'pintar' sus lienzos o en grandes espectáculos desde las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Pekín, en 2008, hasta a ritmo de tango en Argentina o en forma de escalera que asciende al cielo, en una de sus obras más conocidas, 'Sky Ladder'.
    2Cai es sobre todo conocido por sus trabajos con pólvora, además de por sus instalaciones, la utiliza en pequeñas dosis para 'pintar' sus lienzos o en grandes espectáculos desde las ceremonias de inauguración y clausura de los Juegos Olímpicos de Pekín, en 2008, hasta a ritmo de tango en Argentina o en forma de escalera que asciende al cielo, en una de sus obras más conocidas, 'Sky Ladder'.
  • Cai Guo-Qiang siente que su labor es hacer de puente entre lo visible y lo invisible. Eso es lo que hace el arte, trasladar al que lo disfruta a otro lugar. Él vive ese tránsito de muchas maneras, siente que su obra tienes momentos de creación y de destrucción. Destaca el minúsculo momento de silencio entre que acaba de sonar la mecha y explota, es como un Big Bang en el que se crea todo.
    3Cai Guo-Qiang siente que su labor es hacer de puente entre lo visible y lo invisible. Eso es lo que hace el arte, trasladar al que lo disfruta a otro lugar. Él vive ese tránsito de muchas maneras, siente que su obra tienes momentos de creación y de destrucción. Destaca el minúsculo momento de silencio entre que acaba de sonar la mecha y explota, es como un Big Bang en el que se crea todo.
  • Aunque parece que una explosión no se puede controlar al 100%, Cai tiene tal maestría en el uso de la pólvora que elige el color del humo que va a generar, por dónde va a salor más y por dónde menos. Él suele indicar a los fotógrafos donde situarse para sacar el mejor partido de su obra y del trabajo del que la retrata.
    4Aunque parece que una explosión no se puede controlar al 100%, Cai tiene tal maestría en el uso de la pólvora que elige el color del humo que va a generar, por dónde va a salor más y por dónde menos. Él suele indicar a los fotógrafos donde situarse para sacar el mejor partido de su obra y del trabajo del que la retrata.
  • No es la primera vez que en este salón protocolario mandado construir por Felipe IV en la década de los treinta del siglo XVII, y único resto, junto con el Casón, del Palacio del Buen Retiro, huele a pólvora. En este edificio estuvo situado el Museo del Ejército hasta su traslado al Alcázar de Toledo que se inauguro como tal en 2010.
    5No es la primera vez que en este salón protocolario mandado construir por Felipe IV en la década de los treinta del siglo XVII, y único resto, junto con el Casón, del Palacio del Buen Retiro, huele a pólvora. En este edificio estuvo situado el Museo del Ejército hasta su traslado al Alcázar de Toledo que se inauguro como tal en 2010.
  • El artista mantiene un constante diálogo con El Greco, que es quien le ha inspirado esta muestra. Multitud de recortes pueblan el Salón de Reinos, un espacio que estuvo decorado con retratos de Felipe III, Felipe IV y sus esposas, realizados por Velázquez; 'Los trabajos de Hércules', de Zurbarán y una serie de batallas entre las que destaca 'La rendición de Breda' del maestro sevillano.
    6El artista mantiene un constante diálogo con El Greco, que es quien le ha inspirado esta muestra. Multitud de recortes pueblan el Salón de Reinos, un espacio que estuvo decorado con retratos de Felipe III, Felipe IV y sus esposas, realizados por Velázquez; 'Los trabajos de Hércules', de Zurbarán y una serie de batallas entre las que destaca 'La rendición de Breda' del maestro sevillano.
  • Cai Guo-Qiang observa 'El alquimista' a los pocos minutos de haberla terminado. Explica que la pólvora todavía tiene que asentarse, que va variando el color con el paso del tiempo. Las restauradoras del Museo del Prado que estan haciendo los informes de los lienzos de la muestra 'El espíritu de la pintura' están trabajando con materiales poco habituales para ellas, lo que les supone un reto que les gusta.
    7Cai Guo-Qiang observa 'El alquimista' a los pocos minutos de haberla terminado. Explica que la pólvora todavía tiene que asentarse, que va variando el color con el paso del tiempo. Las restauradoras del Museo del Prado que estan haciendo los informes de los lienzos de la muestra 'El espíritu de la pintura' están trabajando con materiales poco habituales para ellas, lo que les supone un reto que les gusta.