Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘El Gran Libro Mágico’, un musical divertido que hace interactuar a toda la familia

La obra de T.Gràcia vuelve a Madrid con funciones los sábados y domingos en el Teatro Reina Victoria

El Gran Antonelli con el Libro Mágico.
El Gran Antonelli con el Libro Mágico.

El Gran Antonelli y Luiggi Il Castratti, dos charlatanes de esos que venden crecepelo, tienen que ayudar al Libro Mágico a descubrir por qué los protagonistas de cuentos clásicos como Caperucita, Drácula o el Gato con Botas se comportan de una forma muy extraña. Detrás de todo está Virus, una malvada que ha hechizado el libro. Este es el argumento de El Gran Libro Mágico, un musical familiar que se estrenó el sábado pasado en Madrid y con el que pasamos un rato divertido y diferente.

Ficha

El Gran Libro Mágico. Compañía T. Gràcia. Teatro Reina Victoria de Madrid

Reparto:

Chanel Terrero: Virus/Abuela/manipulación libro

Juan Antonio Carrera Figueroa: Charlatán Luigi

David Simón: Charlatán Antonelly

Adrián Carrón: Pirata/Dracula

Sara Navacerrada: Gato con botas/Caperucita

Precio: a partir de 12 euros

La obra, que dura cerca de una hora, fue creada y dirigida por David Ávila y Albert Gràcia (Timón y Pumba en el musical El Rey León). Con solo cinco actores, la compañía T. Gràcia consigue dar vida con mucha gracia a multitud de personajes. En realidad, se trata de un reestreno, ya que la obra lleva representándose en distintas ciudades desde 2013, y ya pasó por la capital, aunque en otro escenario. Suma desde 2013 casi 25.000 espectadores en 119 funciones. En esta ocasión, se representará hasta el 25 de noviembre los sábados (17.00) y domingos (12.00) en el Teatro Reina Victoria. 

Nosotros fuimos dos adultos y tres niños, de 10, 8 y 6 años, y la función estaba llena de familias con niños, algunos más pequeños. Os resumo mi impresión:

PUNTOS FUERTES

- Los actores. No solo actúan sino que también cantan, y muy bien. Y como suele suceder en las obras de pequeñas compañías, se encargan además de cambiar los decorados.

- La interacción. En varios momentos de la obra, los actores buscan la participación del público. Son momentos que gustan mucho a los niños, incluso a los más pequeños, aunque no entiendan muy bien el argumento.

- La música. Aunque esto va por gustos, y a muchos adultos les horrorizan los musicales infantiles, las canciones son graciosas y pegadizas. De hecho, todavía seguimos cantando alguna por casa.

- Los chistes. Es de agradecer que la obra tenga gracias pensadas para los adultos.

- El decorado. La idea del libro gigante que contiene distintos escenarios al pasar sus páginas es original.

 

PUNTOS DÉBILES

- Al principio, cuesta un poco entender el argumento. Los niños más pequeños, de menos de seis años, puede que disfruten de las canciones, los personajes, el decorado, pero posiblemente no se enteren muy bien de la obra.

- La voz del Libro Mágico. Puede que sea un problema técnico de la primera función, o que esté grabada así, pero cuando habla, sobre todo al principio, es difícil de entender.

 

De mis pequeños críticos, a la que más le gustó fue a la niña de 8 años, que la recomendaría sin duda a sus amigos. Al de 10 también le gustó, aunque no con tanto entusiasmo. La de 6, sin embargo, se aburrió e incluso se le hizo larga. Sin embargo, tenía cerca a niños más pequeños a los que vi disfrutar de la obra, así que depende un poco del carácter y gustos de cada niño.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.