Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
escucha esto

Hablamos con la nueva reina del trap español que aún está por descubrir

Albany lleva un par de años publicando canciones sin hacer mucho ruido. Suenan como los mejores temas de Pedro LaDroga y más tristonas que los Kefta Boyz

Hablamos con la nueva reina del trap español que aún está por descubrir

Dice la leyenda que al principio estaban los Kefta Boyz pero no estaban solos del todo. En 2013 eran muy pocos los medios que hablaban de Yung Beef y los suyos. O de Pedro Ladroga, Cecilio G, Trapani y tantos otros nombres que estaban revolucionando la música urbana española desde los márgenes. Entre insultos y muecas de extrañeza, unos pocos supieron ver en ellos una apuesta de futuro en el que estamos inmersos. Una de estas personas es Madjody, cabeza visible del programa de radio Show Bizness. Por eso cuando Madjody recomienda a una nueva artista, comparándola con los inicios de los Kefta, hay que tomárselo en serio.

“Tengo un par de 'haters' aunque los entiendo porque yo también soy 'hater' de casi todo. Y mi música es una chusta. Aunque me pongo mis temas para ir a trabajar”

La artista es Albany y Madjody está en lo cierto. Ahí está esa mezcla de tristeza profundísima, humor, espontaneidad y vapor de ácido sulfúrico que hizo de los Kefta Boyz el mito que ahora son. Pero Albany no es hija de una sola referencia ni nació ayer. Su primer tema subido a YouTube lleva fecha de enero del 2015 y es casi un milagro que se haya mantenido en secreto durante todo este tiempo.

Internet debe estar llena de perlas escondidas como Albany. Adolescentes vertiendo su angustia en canciones espontáneas, pillando lo que pueden de internet para hacer un discurso con pocos filtros y menos medios, sin más pretensión que desahogarse y dejarlo en algún sitio para quien quiera escucharlo.

“Albany nace del título de una canción de Kev Brown. Mi nombre es Alba. Tengo 19 años, nací en Gerona pero me he criado con mi madre y hermanos en Granada. Ahora me he independizado y llevo dos meses y pico en Valencia. Trabajo de camarera, como muchos chavales… En un futuro me gustaría seguir estudiando y tener algo más sólido en la vida".

Subiste tu primer tema a YouTube con 16 años. ¿Cuánto tiempo llevas haciendo música y qué te empujó a grabar?

Lo de hacer temas surgió a raíz de que mi hermano mayor, Breakness, llevaba haciendo música un par de años y yo me ponía a escribir mis cosillas también. Ha sido mi mayor referente. Tenía el estudio en su habitación, bastante chapurrero, y un día, allá por el 2014, le dije: vamos a hacer un tema to trapero y moderno de risa. Y así subí mi primer tema, que es un freestyle, llamado "Trap niggareños", sin masterizar siquiera. Casi todas las canciones que hay en las redes están subidas sin pensarlo mucho. Me lo tomé un poco más en serio cuando mi amigo Llado me dijo que lo que hacía molaba y podía triunfar, y subió mi segundo tema a su canal. Él hacía sus movidas con sus colegas también.

Hablamos con la nueva reina del trap español que aún está por descubrir

En la descripción de algunas canciones indicas con qué la grabaste, como por ejemplo un LG. ¿Nos puedes contar un poco de eso?

Como ya he dicho, a veces soy muy poco seria. Y le tomó el pelo a todo el mundo, aunque no es a malas. La verdad es que no fue grabado con un LG, sino en el estudio de mi hermano. Pero él se enfadaba cuando grababa por mi cuenta, porque siempre ha hateado el trap y todo eso. Entonces, al mezclarlo yo, grabarlo a escondidas, puse que fue con un LG. Para disimular un poco el sonido tan poco profesional. Era como: “¿Ya has utilizado mi micro otra vez? ¡Que lo puedes romper!". Y el respondía:  "¿Yo? Que va, te he dicho que no". Y, cuando estaba subido el tema, se enteraba y discutíamos. Si alguien quiere grabar de forma barata, lo mejor es pillarse un micro, una tarjeta de sonido, descargarse el Fruity o el Cubase... y mirar tutoriales.

Respecto a lo de las bases. ¿Sueles pillarlas de Internet?

Suelo pillarlas de Youtube, types beats. Si buscas bien hay muy buenas. O simplemente las he robado, siendo sinceros. Ahora tengo la suerte de que a gente que le mola lo que hago, me abren un DM en Instagram mandándome sus bases, pero mis productores son colegas. Prozac es mi beatmaker principal, aparte de mi pareja, y Lefty nuestro colega. El entorno es muy familiar. Prozac tiene un estilo único, bases muy oscuras. Estamos trabajando en cosas nuevas con peña que impresionará bastante. Todo entre colegas, lo de la familla es secundario. Lefty Ruggiero, por otra parte, aparte de que sus bases me hacen escribir al segundo de oírlas (son muy emotionals) es uno de mis cantantes favoritos de Valencia. Deberíais escucharle.

“El reggaetón es muy machista, habla de dinero, mujeres y droga. Yo quiero cambiarlo y hablar de otras cosas, pero que se pueda bailar también”

En 'Trap niggareños' homenajeas a Somadamantina y te ríes de Kase O. En otra hablas de que te molan PXXR GVNG. ¿Te gusta algún artista de rap antiguo?

Esta es una pregunta muy graciosa para mí, pues en ningún momento homenajeo a los artistas que menciono. El freestyle en sí es una ironía desde que empieza hasta que acaba. Y básicamente me río de todos.. Hablo de movidas que pasan con equis personas, sin que la peña se cate mucho. De artistas más modernos, fui de Dellafuente, Yung Beef, Pedro LaDroga, One Path y poco más. De los clásicos del rap, como mucho escuchaba a Cool y a Crema. Así español poco más. Tuve mi época de ZPU y Porta, como todos, cuando tenía 10 años. El rap en sí es algo que no me gusta nada ahora, pero si me pones al Syto me lo canto. Yo soy más de artistas extraños extranjeros que suenan por ahí, como Bladee. Pero me gusta mantenerlo en secreto.

Aunque cantas: "Pa que lo bailes un viernes si estás triste" ('Reggaetón malautotuneao'), tus letras suelen ser bastante tristes. ¿Qué es lo que te atrae de la tristeza?

Es una cosa que no me gusta sobre mi música, que la mayoría son letras tristes. No pienso en nadie cuando escribo, solo en mí, soy bastante egoísta. Es una manera de soltar mis penas y entretenerme a la vez mientras las grabo. Hablo de cosas que he vivido, sentimientos y preocupaciones. Supongo que alguien se sentirá identificado, algo que tampoco es un orgullo. He llegado a llorar escribiendo canciones, y también a partirme de risa. Depende de mi estado emocional a la hora de ponerme a hacer algo. La música triste a mí me relaja, la feliz me hace bailar. El reggaetón es como una terapia. Si estas mal ponte un cubata y a Daddy Yanke, verás como se te pasa. Este género es muy machista, habla de dinero, mujeres y droga. Yo quiero cambiarlo y hablar de otras cosas, pero que se pueda bailar también.

En los vídeos sueles pillar trozos de animes o imágenes de películas como "Yo soy la Juani" y fotos de raperos. ¿Cuáles son tus referentes visuales y cómo te imaginas un videoclip de Albany?

Realmente no he hecho videoclips porque no había medios. Pero dentro de poco me pondré a sacar. Actualmente solo tengo uno, hecho con el móvil y grabado por Prozac, todo muy espontáneo. Me he mantenido al margen porque no quiero sacar el típico videoclip de rapero cantando y moviendo las manos. Yo quiero cosas góticas, cosas rare. Es por lo que me ha dado ahora.

Las imágenes que he usado para las canciones o los mini vídeos han sido según mis gustos. “Yo soy la Juani” es yo 100% hace un par de años.

¿Sientes que empiezas a sonar a Albany? ¿Hay alguna canción que borrarías?

Por una parte lo borraría todo. Pero es algo que empecé a hacer solo para escucharlo cuando tenga cuarenta años y reírme. O recordar lo que solía hacer y cómo lo solía hacer. Creo que siempre he sonado a mí, aunque me digan que recuerdo a no sé quién y al otro.

A pesar de ser desconocida en el panorama, ya tienes un montón de canciones en distintos canales. ¿En algún momento has sentido frustración por no llegar a un público más amplio?

Para nada. Mi música es para mí, si alguien más quiere eschucharla no me voy a oponer. Si alguien más quiere odiarla no me voy a oponer. Es algo mío y ya.

Puede que con esta entrevista más gente descubra tu música. ¿Qué te gustaría que pensase?

Tengo un par de haters aunque los entiendo porque yo también soy hater de casi todo. Y mi música es una chusta. Aunque me pongo mis temas para ir a trabajar, también te lo digo. Diría, que, si te mola lo que hago, lo escuches y disfrutes. Es transparente, no hay mucho que explicarles.

Una de las constantes en tu música son los marcianos. ¿Crees en la vida extraterrestre?

Antes creía más. Ahora no es que no crea en los marcianos, creo en que hay más vida aparte de en la Tierra. Quizá los marcianos seamos nosotros. Eso sí, nos manejan como quieren.

Para acabar, ¿cómo te imaginas dentro de diez años?

Esta pregunta me la hago casi todos los días de mi vida y aún no he logrado responderla. No lo sé. Puede ser que siendo madre y feliz. Para mí no hay nada más importante que eso.

Puedes seguir a Albany en su canal de YouTube.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.