Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Come eso que huele tan bien desde el portal

Okakiben es una 'app' que pretende crear una comunidad de comida casera para vecinos

Un día, Mariana Oliveras volvía del trabajo cuando, en su rellano, empezó a oler a curry. Su vecina, india, estaba cocinando en casa y el aroma perfumaba el portal. Al entrar en casa le dijo a su hermano, Ignacio Oliveras, que era una pena no poder comprarle a su vecina lo que estaba cocinando. Ambos, barceloneses, de 38 y 36 años, se pusieron a darle vueltas a esa idea. "Ya había apps que conectaban a particulares para diferentes cosas, como alquiler de casas o habitaciones o intercambio de favores, pero no encontré ninguna en la que pudieras ofrecer lo que cocinas", cuenta Ignacio.

Okakiben

Come eso que huele tan bien desde el portal

Fundadores: Ignacio Oliveras, Mariana Oliveras y Vinay R.S.

Estado: En desarrollo.

Localización: Barcelona.

Ámbito: Comida.

Idea: Aplicación móvil.

Web: okakiben-en.app-adequate.com

El noviembre del pasado año se lo comentó a un amigo, Vinay R.S., un programador de 27 años que se convirtió en tercer fundador de Okakiben, una aplicación para móvil todavía en desarrollo que Ignacio define como "un Tinder en el que no se ofrecen relaciones o sexo sino comida". El ingeniero explica que, aquel que tenga comida disponible, por la razón que sea, pueda subirla en un anuncio a la plataforma. "Quien se conecte, verá la comida disponible por orden de cercanía a su ubicación".

Ignacio apunta a la cantidad de gente que cocina en España, al menos, una hora al día. "Un 30%, así que pensamos que podríamos crear una red bastante densa de cocineros, sobre todo en grandes ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia". Para el fundador la entrega aquí es lo menos importante: "Para eso ya hay aplicaciones a montones que enlazan restaurantes y domicilios. Esto trata de generar una comunidad". Y no solo de eso, Oliveras apunta además a la cantidad de comida que acaba en la basura y el respeto por el medio ambiente que supone intentar frenar ese mal hábito.

Ahora están acabando la fase beta: la aplicación que permite subir anuncios, chatear con las personas, subir fotos, gestionar la geolocalización y verificar los números de teléfono. "Nos queda la gestión de los pagos, algo en lo que ya estamos". En un par de meses, calcula Oliveras, la tendrán terminada para descargas; y ya son ocho los socios (contando con ellos tres) que participan en esta nueva red social de comida casera para vecinos.

Más información