Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atletismo sin medallas

La política deportiva española presenta síntomas de agotamiento, como demuestran los resultados del Campeonato Mundial de Londres

Equipo español de 4x400, finalista en Londres.
Equipo español de 4x400, finalista en Londres. EFE

Los Campeonatos del Mundo de Atletismo de Londres han finalizado sin que España haya podido conseguir una sola medalla. Puede argumentarse que los podios no lo dicen todo sobre la calidad o el progreso de un deporte y que hay deportistas españoles en la élite internacional, desde Rafael Nadal hasta Carolina Martín, Garbiñe Muguruza, Sergio García o Jon Rahm, por citar algunos de los destacados. Pero los citados, u otros en ciclismo o fútbol, son excepciones que despuntan alejados de la política deportiva pública. Que es precisamente la que que se mide en una Olimpiada o en un Mundial de Atletismo.

España no dispone en estos momentos de una política deportiva solvente y constante. La tuvo, como muestran los éxitos deportivos en otras Olimpiadas o Mundiales, pero ya no. En Londres prácticamente agotaron sus posibilidades figuras históricas como Ruth Beitia, pero aunque sigan compitiendo, lo cierto es que quienes deberían tomar el relevo no aparecen o no suscitan expectativas. Apenas pueden mencionarse a Adel Mechaal o a los componentes del 4x400, quintos en la final.

Las autoridades deportivas deberían considerar los resultados de Londres como una llamada de atención muy seria. La política deportiva ha sufrido las consecuencias de recortes presupuestarios y de la escasez de recursos financieros, que han provocado caídas en las becas y en las retribuciones de los atletas de élite. El Plan ADO ofreció resultados iniciales brillantes, pero el último ciclo, el que va desde 2016 a 2020, tendrá que ser reconsiderado a la luz de los resultados de Londres.

España carece de un modelo deportivo para el atletismo o para otros deportes olímpicos; y esta indefinición impide que el dinero disponible, obtenido también con aportaciones de empresas patrocinadoras, pueda aplicarse de forma rentable, para el atleta y para el deporte español.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.