Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

De las sábanas a las dominadas

Este invento nos propone una forma diferente de ir al gimnasio. A partir de ahora podrás ejercitarte desde el colchón de tu casa

Diseño de la patente 'Cama convertible en gimnasio multifunción'.
Diseño de la patente 'Cama convertible en gimnasio multifunción'.

Ahora en verano es cuando nos damos cuenta de lo importante que es el ejercicio, por la salud (evidentemente) y porque no nos termina de entrar ese bañador tan bonito que compramos en las rebajas. Mejorar la forma física es uno de los propósitos más comunes entre la gente; aunque tan común es la ilusión por estrenar ropa deportiva el primer día, como la sensación de desgana y apatía del resto de lo que dura el contrato que firmamos. Una persona podría medir su nivel de imaginación en función de las diferentes excusas que se le ocurren a lo largo de 24 horas para no ir al gimnasio.

Esa es la raíz del proyecto de Javier Marín: sacar rendimiento a la superficie inútil de una cama.

Al fin y al cabo, lo más difícil no son las agujetas del día de después, sino el trayecto desde la puerta de tu casa hasta la barra de dominadas. Javier Marín se ha propuesto con su primer invento matar la pereza de la forma más simple: eliminando el trayecto. Que la cama sea tu propio gimnasio. Seamos sinceros: ¿quién no ha soñado con pasar del pijama a las zapatillas de deporte en cuestión de segundos? El emprendedor nos presenta FitnessBed: una zona de ejercicio muy íntima, “fruto de la necesidad de hacer más fácil la vida de las familias. Puedes estar haciendo ejercicio al tiempo que cuidas a tus hijos y eso, a la larga, va a generar un ambiente muy sano en la casa”, cuenta el creador vía telefónica a EL PAÍS.

El funcionamiento de FitnessBed se articula mediante un sencillo movimiento de abatimiento vertical. Este invento presenta una base plegable hacia un cabecero que, en su parte superior nos ofrece un lugar en el que descansar y en su parte inferior un lugar en el que ejercitarnos. En resumen, pasar tus noches encima de un sistema de poleas, una barra de dominadas, dos barras de tríceps y una bancada para entrenamiento de piernas, con la opción de incorporar una bicicleta estática o una cinta para correr. Y todo esto perfectamente compacto, protegido y amoldado a un invento pensado para personas que quieren aprovechar al máximo su espacio.

Boceto del invento patentado por Javier Marín.
Boceto del invento patentado por Javier Marín.

Ponerte a hacer ejercicio es difícil aunque no tanto si lo haces desde tu confortable colchón. Esa es la raíz del innovador proyecto de Javier Marín: sacar rendimiento a la superficie inútil de una cama, poder hacer dos cosas tan fundamentales como el descanso y la gimnasia desde un mismo punto del hogar. “Es completamente rentable. Puedes realizar en 45 minutos lo que en un gimnasio tradicional te llevaría dos horas”, nos asegura. Y ya que estamos, ganar no solo en metros útiles y tiempo, sino también en dinero. Olvidarte de cuotas mensuales y entrenadores pesados, poder ser el dueño de tu cuerpo… y tu gimnasio.

Hay que recalcar que el invento de Javier Marín está en proceso constante de mejora y en los próximos meses se lanzará una campaña de financiación vía crowdfunding. Puedes estar al tanto de las últimas novedades de FitnessBed consultando su página web: www.fitnessbed.com.

Puedes descargar el PDF de la patente en esta dirección.