Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una biblioteca que cabe en una furgoneta para los niños de la calle de Kampala

Matatart es un proyecto dirigido por un arquitecto italiano de 30 años, un cooperante también italiano y una joven ugandesa. Su objetivo es que los niños que viven en la calle se interesen por la cultura

  • Matatart es un proyecto dirigido por un arquitecto italiano de 30 años, un cooperante también italiano y una joven ugandesa. Su objetivo es que los niños que han sido abandonados o viven en la calle en Kampala (Uganda) se interesen por la cultura. El nombre de Matatart viene del matatu, y son las furgonetas que funcionan como taxis. La organización ha comprado un viejo matatu en Japón y lo han convertido en un pequeño centro cultural que se desplaza por los suburbios de la capital ugandesa.
    1Matatart es un proyecto dirigido por un arquitecto italiano de 30 años, un cooperante también italiano y una joven ugandesa. Su objetivo es que los niños que han sido abandonados o viven en la calle en Kampala (Uganda) se interesen por la cultura. El nombre de Matatart viene del matatu, y son las furgonetas que funcionan como taxis. La organización ha comprado un viejo matatu en Japón y lo han convertido en un pequeño centro cultural que se desplaza por los suburbios de la capital ugandesa.
  • Susan, la joven ugandesa miembro de la organización, lee un libro junto con los niños del suburbio de Kawempe. Unicef estima que en Uganda hay en torno a 10.000 menores que viven y trabajan en la calle
    2Susan, la joven ugandesa miembro de la organización, lee un libro junto con los niños del suburbio de Kawempe. Unicef estima que en Uganda hay en torno a 10.000 menores que viven y trabajan en la calle
  • Matatart en el suburbio de Kawempe donde, en colaboración con otra organización, los niños han reconstruido y pintado una casa que les servirá como alojamiento donde dormir. En él, los niños abandonados tienen un refugio en el que pueden descansar bajo el cuidado de un tutor.rn
    3Matatart en el suburbio de Kawempe donde, en colaboración con otra organización, los niños han reconstruido y pintado una casa que les servirá como alojamiento donde dormir. En él, los niños abandonados tienen un refugio en el que pueden descansar bajo el cuidado de un tutor.
  • Matatart es gratis. Los niños pueden entrar en la furgoneta, coger los libros, leer, pintar, escribir y escuchar música.
    4Matatart es gratis. Los niños pueden entrar en la furgoneta, coger los libros, leer, pintar, escribir y escuchar música.
  • Un niño de la calle lee un libro en la furgoneta de Matatart. Uno de los objetivos de la organización es ayudar a que los pequeños conozcan el arte y aprendan a leer, escribir y pintar.
    5Un niño de la calle lee un libro en la furgoneta de Matatart. Uno de los objetivos de la organización es ayudar a que los pequeños conozcan el arte y aprendan a leer, escribir y pintar.
  • Uno de los objetivos del proyecto es ayudar a los niños a desarrollar la creatividad y la cultura artística. En el refugio de Kawempe se pueden observar las creaciones de los críos.
    6Uno de los objetivos del proyecto es ayudar a los niños a desarrollar la creatividad y la cultura artística. En el refugio de Kawempe se pueden observar las creaciones de los críos.
  • La casa-dormitorio ha sido decorada por los niños con ayuda de Michael, su profesor de arte.
    7La casa-dormitorio ha sido decorada por los niños con ayuda de Michael, su profesor de arte.
  • Antes de utilizar los colores, el profesor de arte enseña a los niños cómo mezclar los ingredientes sin peligro. Las pinturas tienen una base de sosa y pueden ser perjudiciales para la salud.
    8Antes de utilizar los colores, el profesor de arte enseña a los niños cómo mezclar los ingredientes sin peligro. Las pinturas tienen una base de sosa y pueden ser perjudiciales para la salud.
  • En el patio de la casa, los niños empiezan a pintar la camiseta con la ayuda de Michael. Las pinturas están dentro de botellas de plástico y se rocían a través de un orificio del tapón.
    9En el patio de la casa, los niños empiezan a pintar la camiseta con la ayuda de Michael. Las pinturas están dentro de botellas de plástico y se rocían a través de un orificio del tapón.
  • Michael y los niños muestran su obra ya acabada después de lavarla.
    10Michael y los niños muestran su obra ya acabada después de lavarla.
  • Michael, responsable de la enseñanza artística de los niños, en la furgoneta de Matatart pintada por él.
    11Michael, responsable de la enseñanza artística de los niños, en la furgoneta de Matatart pintada por él.