Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Neymar “se queda”, y otras seis meteduras de pata de Piqué

El central del FC Barcelona no se calla ni debajo del agua. Estas salidas de tono le han dejado en mal lugar

Neymar
"Se queda". Con esta afirmación, Piqué callaba a aquellos que aseguraban lo que ya se ha confirmado: Neymar deja el Barça. Instagram

Tuits retorcidos, bufidos ante el micrófono y determinadas actuaciones en los terrenos de juego dejan claro que Gerard Piqué es tan irreverente en el plano extradeportivo como solvente con el balón en los pies. Sus perlas y meteduras de pata trufan escalonadamente su carrera. Su último desliz, asegurar en su cuenta de Instagram que “Neymar se queda”; afirmación que en un primer momento causó sorpresa (¿tenía Piqué información privilegiada?) y ahora escarnio, pues sabemos que Neymar, finalmente, se va. Estos son algunos de sus patinazos más sonados.

1. El mechero de la discordia

En España hay dos mecheros famosos: el “de la Shole” y el del Bernabéu, que cayó en el área azulgrana durante el partido de Copa que enfrentó en enero de 2013 al Real Madrid y el Barcelona. Piqué, nunca insensible a la provocación, lo recogió y se disponía a entregárselo con gesto doliente al árbitro Clos Gómez cuando su compañero y capitán Carles Puyol se lo arrebató y lo lanzó fuera del campo, instando al “3” de su equipo a centrarse en el partido y dejarse de zarandajas. Exquisita prueba de fair play de Puyol que, sin embargo, dejó en entredicho a Piqué.

2. Bronca en la vía pública

Octubre de 2014: 2:24 de la madrugada, zona del Puerto Olímpico de Barcelona (aledaños de la discoteca Catwalk), Gerard Piqué, un coche y la guardia urbana. De la mezcla de esos ingredientes no podía salir nada bueno. El caso es que Gerard y su hermano Marc habían dejado el vehículo en el carril bus de la calle Trías Fargas, obstaculizando además el paso de taxis.

Cuando los agentes fueron a multarlos, el futbolista les dedicó una salva de lindezas que incluyó: “Me tenéis envidia porque soy famoso”, “me estáis multando porque vais a comisión”, “esta denuncia va a quedar en nada porque llamo a tu capo y me la quita”, “voy a hablar con tus jefes y se te va a caer el pelo” y “esta multa la va a pagar tu padre”, entre otras, según consta en el informe policial. La disculpa del jugador, días después, sonó real: “Lo siento, me he equivocado y no volverá a ocurrir”.

3. Su inoportuna autoexpulsión

En la ida de la Supercopa de España de 2015, el Athletic Club le había endosado un sorprendente 4-0 al Barça. Había que apelar a la épica para remontar aquel resultado en el partido de vuelta… o por lo menos, esperar que el FC Barcelona mantuviera sus 11 jugadores sobre el césped los 90 minutos. Pero no fue así: en el minuto 54, un Piqué fuera de sí, protestando una jugada, se abalanzó sobre el asistente de Velasco Carballo, cagándose, según el acta, en su “puta madre”. Con el defensa lógicamente expulsado, su equipo no pasó del empate a uno y el trofeo se fue a las vitrinas del club vasco.

4. El corte de Gary Lineker

Su incontinencia en Twitter le llevó en 2013 a comentar un Valladolid-Athletic y romper una lanza por la Liga española, justo cuando las críticas por la alternancia Real Madrid-Barcelona alcanzaban su punto culminante con el hashtag #ligademierda. “Quién decía que la #LigaBBVA no tiene nivel o emoción??", escribió el central del Barcelona, y añadió: “Los que hablan de que la Liga es solo de dos y ponen el ejemplo de la Premier, mirar los campeones de los últimos 10 años en Inglaterra...”.

En ese patio de vecinos que es Twitter siempre hay alguien dispuesto a sacarte los colores, y esa vez el encargado de hacerlo fue Gary Lineker, el legendario delantero internacional inglés y exjugador del Barça: “Me encanta la Liga, pero ha habido cuatro campeones en los últimos diez años en Inglaterra”. El zasca se oyó en toda la zona Euro.

5. Gracieta a la japonesa

Este pasado julio, durante el rodaje de un anuncio de Nike en Japón en una azotea, Piqué se dedicó a darle toques a un balón hasta que, quizá para terminar de anonadar a los embobados asistentes, lo envió de un patadón a varios edificios de distancia. Habría sido genial si en la azotea de destino hubiera habido una portería y la pelota hubiera entrado por la escuadra, en plan viral, pero no: era una gracieta sin más. La reacción de los espectadores, llevándose las manos a la boca, muestra que no tenían ni idea de lo que es capaz el jugador.

6. Unos elocuentes puntos suspensivos

Y a veces, con unos puntos suspensivos basta; tres elocuentes puntos (que se podrían interpretar como “en fin” o “sin comentarios”) fue todo lo que tuiteó cuando Cristiano Ronaldo marcó el 2-2 en claro fuera de juego durante el partido de Champions entre el Real Madrid y el Bayern de Múnich este año. La respuesta de Pape Souare, jugador del Crystal Palace, fue igual de escueta: una foto de Piqué tocando el balón con la mano, dentro de su área, en el partido en el que el Barcelona eliminó al Chelsea. Sin palabras.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información