Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por BERTA TENA

Los ocho momentos que vivirás en una despedida de soltera

El verano es el momento cumbre de estas particulares celebraciones prematrimoniales

Despedida de soltera en Getafe.
Despedida de soltera en Getafe.

Las despedidas suelen ser melancólicas, tienen ese punto de nostalgia que roza la tristeza y nos deja con un extraño sabor agridulce. Es el "hasta pronto" o el "hasta siempre" lo que hace que se retengan en nuestra memoria como una escena de película que no sabes si ya has vivido. Lo curioso de todo esto es que hay algunas despedidas, como las de la soltería, que invitan a la celebración y parecen más una fiesta de bienvenida que otra cosa.

La esencia y la gracia de estos eventos radica en la sensación de estar haciendo algo único y disparatado —a pesar de que lo haga todo el mundo—. Algo que desprenda cierta ridiculez en el contenido y en las formas. Sí, es verano en el hemisferio norte y las calles están llenas de gente despidiéndose y casándose a lo grande.

Habitualmente se relaciona a las despedidas con un baile erótico, un genital de plástico colocado en la cabeza o un disfraz cutre. Y sí, esto no deja de existir —por desgracia—, pero la modernidad ha maquillado la esencia con una infinidad de planes que casi siempre suelen terminar regresando a los orígenes. A continuación, algunas de las situaciones más comunes que se producen en cualquier despedida de soltera —o soltero—.

1. El grupo de WhatsApp

Las primeras conversaciones comienzan meses antes de la fecha de la despedida y generan fuertes dolores de cabeza entre los miembros. Además de planificar la estrategia a seguir, estos chats son una fuente de ruido indiscriminado donde numerosos desconocidos se enfrentan entre sí. Algunos optan por el silencio eterno, otros por opinar de cualquier cosa —incluso del tiempo— . Las notificaciones te acompañarán todo el año, así que siempre puedes silenciarlos.

2. ¿Aventura o masaje?

La eterna batalla de la vida sencilla y el espíritu loco también se libra en tu despedida, no solo por el tipo de novia que seas, si no por el tipo de invitada que tengas. Prepárate para vivir una auténtica lucha de planes en el grupo de WhatsApp, y pase lo que pase no olvides que si hay un estado directamente relacionado con estas celebraciones es el líquido. El alcohol es el brebaje que mueve cada una de las manijas de estos festejos, en un parque de atracciones o en una casa rural de Cuenca.

3. La novia

La novia es el eje central que provoca la reunión y el destino la ecuación final del plan. El efecto sorpresa se gesta meses antes y no es hasta el día de la despedida cuando la prometida se convierte en víctima fundamental de la estrategia creada por un grupo despiadado y curioso de personalidades. El objetivo: ser discretos y mentir en casi cualquier situación. Cuidado con lo que dices y a quién se lo cuentas, el secreto mejor guardado puede extenderse como la pólvora.

4. El egocentrismo compartido

El hecho de que la novia sea fundamental no significa que sea la única protagonista de la despedida. Entre los asistentes que se concentran en el evento siempre hay una lucha de egos para ver quién llama más la atención. La despedida se transforma en una especie de competición interna para conseguir un premio que recuerda a la máxima condecoración de consolación de las galas de belleza: la banda de Miss Simpatía.

5. La humillación consentida

Lo de hacer el ridículo es algo que se asume como principio fundamental de las despedidas de soltera o soltero. El hecho de tener que hacer cosas que se salen fuera de la rutina y poner buena cara no es tan complicado como parece, ya que en la mayoría de los casos los protagonistas sufren un proceso de adaptación casi instantáneo. La humillación se asume desde el primer momento como parte del juego y se utiliza como excusa para hacer casi cualquier cosa.

6. La exaltación de la camiseta

Pase lo que pase, y se case quien se case, la camiseta diseñada para la ocasión es el complemento esencial que no puede faltar en ninguna despedida. Da igual que el diseño sea ridículo, que hayan escrito mal tu nombre o se hayan equivocado con la talla, el mantra es "saludar y sonreír". Seguramente fue lo primero que se propuso en el grupo de WhatsApp. No te extrañes si te miran demasiado, es la prenda estrella por la que te identificarían en casi cualquier ciudad del mundo. 

7. Verdad o desafío

Es el juego fundamental de gran parte de estas celebraciones. Es la versión adulta del "verdad o atrevimiento" de la infancia y está directamente relacionada con la humillación consentida. Te hará llamar la atención aunque no quieras, porque en cualquier caso acabarás hablando de sexo. Sí, contarás las intimidades que a nadie le habías contado y bailarás algo parecido a La Macarena con la primera persona que se cruce contigo.

8. Sin disfraz no hay paraíso

Si la camiseta es el documento de identidad de una despedida, el disfraz es el as que guardabas en la manga para culminar el esperpento. Si eres hombre seguramente te vestirás de mujer, y si eres mujer probablemente añadas a tu diseño una banda que ponga "La más sexy". Los carnavales regresan cada verano con los peores modelos que se pueden imaginar. 

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información