Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Moda en defensa del sentimiento latinoamericano

Willy Chavarria, el diseñador detrás de la camiseta que conquistó a Jay-Z

El diseñador Willy Chavarria, en la presentación de su colección el pasado febrero.
El diseñador Willy Chavarria, en la presentación de su colección el pasado febrero. Getty Images

Cuando Willy Chavarria (Fresno, California, 1967) colocó la frase Stay Black (Mantente negro, en inglés) en una de sus camisetas, tenía la intención de enviar un mensaje positivo. “Podría tener una connotación negativa, depende de cómo lo mires, pero también se puede entender como un 'no pierdas tu cultura, tu identidad”. La estrenó en febrero en un desfile que tituló Poder Marrón, y aunque recibió un poco de atención, no sabía que cuatro meses después el rapero Jay-Z le iba a dar la mejor publicidad de su vida. Y gratis.

Para promocionar el estreno de su nuevo disco 4:44, el famoso productor, empresario y esposo de Beyoncé publicó en Facebook un vídeo en el que se ve a un chico afroamericano con la camiseta del diseñador en primer plano y a cámara lenta. Chavarria dice que nadie le avisó de que se iba a usar, pero que le pareció halagador. Y le ayudó a vender, claro.

Usualmente imprime unas 200 piezas de cada diseño que distribuye por 40 tiendas en Estados Unidos y Japón. Y aunque su prenda estrella todavía se puede encontrar en Internet por unos 68 euros (el precio original es de 113), él dice que están casi agotadas. “No sabemos exactamente. Pero tenemos cantidades limitadas porque nos gusta sacar las piezas, venderlo todo y luego hacer algo nuevo”, admite riendo al teléfono desde su local en Soho.

También le gusta politizarse. En su nueva colección primavera-verano 2018, que presentó el pasado miércoles durante la Semana de la Moda masculina en Nueva York, reinaban los mensajes reivindicativos. Silence still equals death (El silencio sigue siendo igual a la muerte) escrito alrededor de unos labios sensuales, Mayhem (Caos) imitando la iconografía de la marca Marlboro y Resistance is power (la resistencia es poder) son algunos de los estampados en sus camisetas de talla grande que mezcló con pantalones caqui anchos y chaquetas de cuero. A la mezcla le puso Cruising y la lanzó en The Eagle, un conocido leather bar de Manhattan.

Fotograma del vídeo de Jay-Z para presentar '4:44'.
Fotograma del vídeo de Jay-Z para presentar '4:44'.

Explica que sus diseños siempre empiezan con una historia, y que la influencia de lo que sucede en el mundo es notable. “Hace poco me empecé a sentir atormentado por el estado de las cosas. Mi familia de California ha sido víctima por el odio fomentado hacia los mexicanos”, cuenta, resaltando que su padre es de ese país. “Que él tenga que lidiar con esa mierda me rompe el corazón porque viene de una generación que pasó por el movimiento de los derechos civiles y del poder marrón. Después de tanto esfuerzo, y de sentir que habían logrado muchas cosas, que los lancen de nuevo a algo tan doloroso es terrible”.

Modelo en el último desfile de Willy Chavarria.
Modelo en el último desfile de Willy Chavarria. Getty Images

Pero ese no es el único tema que le interesa. “Por ser latino y gay uso eso como mis puntos fuertes, pero también quiero ser una voz para todos los que sufren opresión. Incluyo modelos transgénero en mis pasarelas. Apoyo Planned Parentohod [una organización que facilita servicios de salud reproductiva, educación sexual y que lucha por políticas que permitan prevenir embarazos no planificados a través del acceso a métodos de control de natalidad con un coste razonable], los derechos de las mujeres… Solo que creo que mi voz es más fuerte si mantengo un solo enfoque en cada colección. En esta son los latinos de todos los tonos y tamaños”, aclara, en referencia a su costumbre de hacer castings en la calle y no en agencias, donde los modelos le parecen cortados con la misma tijera.

Esa personalidad definida de sus diseños y su manera de presentarlos es quizás una de las cosas que más resalta de Willy Chavarria, que llegó a Nueva York en 2010 y se estableció con una tienda de antigüedades llamada Palmer Trading Company. Empezó como un hobby, pues seguía siendo diseñador para corporaciones como Ralph Lauren y American Eagle, pero solo le ha tomado siete años cosechar éxitos. Él, por supuesto, ya está pensando en el siguiente paso: la masificación. “Me encanta hacer high fashion, pero tiene una vibra de exclusividad que no me gusta tanto. Por los precios. Quiero seguir haciendo cosas de alto estilo callejero, pero expandirme a una marca más masificada, quizás más accesible”. Es decir, mantenerse negro, pero no solo al nivel de personas como Jay-Z.