Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adiós, escayolas

Exovite es una 'start-up' que busca la optimización de recursos en los tratamientos médicos y mejorar la calidad de vida de los usuarios

Un hueso roto es, casi siempre, sinónimo de una escayola, y casi siempre también, durante una temporada larga. En ese recuerdo andaba pensando Juan Monzón (Zaragoza, 1982), fundador de Exovite, para crear esta start-up zaragozana que quiere revolucionar el mundo de la traumatología. "Me rompí la pierna con 16 años de una forma bastante complicada, ningún médico se atrevió a operarme y me tuvieron seis meses inmovilizado y seis de rehabilitación. La escayola en pleno verano". 15 años después, navegando por la web, vio que un hombre en Nueva Zelanda había hecho un prototipo de una férula en 3D. "Era un proyecto fin de carrera, le pregunté si pensaba seguir desarrollándolo, me dijo que no y le pedí permiso para hacerlo yo".

Aquello fue en junio de 2013, desde entonces, aquella primera versión se ha convertido en una empresa que no solo puso en marcha la creación de férulas en tres dimensiones, sino que idearon un sistema de estimulación: "Evita que el paciente pierda masa muscular mientras está inmovilizado y eso permite acelerar la rehabilitación". Monzón, que trabajaba en una multinacional en el ámbito del márketing digital, lo dejó y entró en una preaceleradora. Conoció entonces, buscando médicos que apoyaran el proyecto, a Abel Gago, un traumatólogo y médico del deporte entrado en la sesentena; y a Lucas Pedrajas, "un inventor y fabricador de cosas que con 19 años, ahora tiene 26, patentó unos auriculares que se inflaran dentro de la oreja para adaptarse y tener un mejor audio". Había nacido Exovite.

Exovite

Adiós, escayolas

Fundador: Juan Monzón.

Estado: Activa.

Localización: Madrid.

Ámbito: Salud.

Idea: Startup

Web: http://www.exovite.com/es/exovite-es/

El proyecto comenzó con un cambio en los procesos traumatológicos, desde la inmovilización hasta la rehabilitación; después, completaron ese análisis con tecnología, nuevos materiales, impresión 3D, electroestimulación, escaneo... Esto, aseguran, les permite crear una respuesta individual a cada paciente que mejora la calidad de vida no solo de este, sino de médicos, hospitales y aseguradoras. Monzón explica que pueden tener cualquier férula en cualquier punto de Europa en 48 horas, gracias a la automatización de la mayoría del proceso. "Además, nuestras exovitas (el nombre que le han puesto a sus férulas) son capaces de controlar la cantidad de presión sobre la piel. Y tiene espacios por si hay alguna herida, para no tener que retirarla para curarla o hacer alguna limpieza, algo que se hace mediante un rotulador con base de yodo".

Exovite tiene dos enfoques claros. Por un lado, ese sistema de inmovilización del que hablaba Monzón, con un escáner 3D que captura la imagen de la extremidad del paciente y genera la férula a medida. El siguiente paso es la rehabilitación: un electroestimulador de baja frecuencia, que se coloca sobre la piel el mismo día que te colocan la férula, conectado a una app mediante un software que permite al médico dirigir, vigilar y seguir el tratamiento del paciente de forma permanente. Softwares desarrollados por la propia empresa, que ya cuenta con casi una veintena de expertos en el equipo.

Ahora están desarrollando un escáner impresora que permita imprimir la férula directamente en el hospital en cinco minutos. "Ahora tardamos unas diez horas para la impresión, en nuestras oficinas, y luego hora y media para acondicionar la pieza", detalla Monzón, que asegura que esa nueva máquina ya está en su fase final y calculan que estará lista para finales de este año.

Una férula que ya se ha usado en 320 pacientes y un sistema de estimulación muscular que ya supera las 4.000 sesiones. "Con esas cifras hemos calculado, hasta ahora, un ahorro de entre un 15 y un 20% en el tiempo de convalecencia con rotura. Y entre 400 y 1.000 euros de ahorro. Todo en mutuas y hospitales privados". Por el momento, están instalados en seis hospitales; pero para finales de año estarán en 12 en España y en otros cuatro europeos.

Más información