Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sin filtro

El homenaje de Green Day que merecería Pedro Aunión en el Mad Cool

Fuimos parte de los miles de testigos de la muerte del artista mientras realizaba su espectáculo en el festival madrileño. Este es nuestro humilde homenaje. Descansa en paz

Pedro Aunion

Hoy el camarero de una cafetería se fijó en que aún llevábamos puestas las pulseras de prensa del Mad Cool y preguntó si habíamos ido al festival. Le contestamos: “Sí, ¿tú también?”. Y nos mostró en su móvil una foto de Green Day que había tomado el viernes a escasos metros del escenario.

-“Pero, ¿estabas ahí cuando se murió el acróbata?”

-“Sí.”

-“¿Y aún así te quedaste al concierto?”

- “Bueno... solo un rato”.

Lo cierto es que cuando el equipo de Tentaciones abandonamos el recinto consternados por el suceso no había nadie más en la parada de taxis. Decidimos irnos porque seguíamos en shock y, tras cuarenta minutos en tensión temiendo el fatal desenlace que más tarde se confirmó, no fuimos capaces de digerir que, sin aclaració de ningún tipo, de pronto saliese a escena un animador disfrazado de conejo dando saltos al ritmo de Blitzkrieg Bop como si nada hubiera pasado. Por lo que sea, algún extraño resorte hizo que muchos que también lo presenciaron se quedaran allí con su sonrisa y su litro de cerveza, coreando las canciones de los californianos después de haber visto en directo cómo el artista Pedro Aunión (en primer plano a través de las pantallas) se desplomaba desde una altura de 30 metros y fallecía.

Fue raro. Como cuando los fans de MYHYV se quejan de que interrumpen su programa por la cobertura de un atentado. Porque, antes del fatal accidente, Pedro estaba allí para entretenernos, completamente entregado a nosotros, su público, por lo que fue inevitable imaginar qué habría pasado si en lugar del acróbata al que vimos actuar con ‘Purple Rain’ de fondo, la víctima fuera un músico de Green Day o de cualquiera de los grupos programados. Cuesta creer que, en ese supuesto, la repercusión hubiera sido la misma: un simple retraso, incertidumbre, una ambulancia que llega, silencio, después desaparece y de pronto empezar a sonar Bohemian Rhapsody anunciando la llegada de tres tipos con sus instrumentos y sonrisas de oreja a oreja.

Tweets publicados por una asistente al Mad Cool. Posteriormente los retiró y pidió disculpas.
Tweets publicados por una asistente al Mad Cool. Posteriormente los retiró y pidió disculpas.

No es que esperásemos que la pérdida de alguien desconocido (y, aún así, uno de los profesionales españoles del teatro de danza aérea más reconocidos), fuese a provocar las mismas reacciones que la de la estrella de una banda de éxito internacional. Pero, una vez se decidió no comunicar lo acontecido y se descartó detener los conciertos -solo uno de los grupos (Slowdive) canceló-, todo sería distinto si Green Day mostrasen sus condolencias o incluso le dedicaran el concierto a él y sus familiares y amigos. Cualquier cosa que diese sentido a ese show must go on. Ellos han explicado que no fue así porque nadie les comunicó lo ocurrido.

Enfrentarse de pronto a un ambiente de celebración masiva que ignora un suceso complicadísimo de digerir y que ha tenido lugar en la misma grúa que sigue ahí en lo alto junto al escenario, hizo todavía más dura la vivencia colectiva. Los testigos del fatal accidente insisten en la sensación de irrealidad y de haber presenciado un episodio distópico de 'Black Mirror' o una escena de 'Death Race' en la que uno de los competidores se queda por el camino y nadie echa de menos que no vuelva a aparecer. Una falta de empatía ante la tragedia que subrayó el desconcierto y la tristeza del público.

El cantante de Green Day dice que probablemente no habrían tocado si les hubieran informado: "no somos personas sin corazón"

"Muchos de vosotros os preguntáis por qué salimos a tocar después del accidente. Green Day no supimos lo que había sucedido hasta que terminó nuestra actuación", apunta Billie Joe Armstrong -líder del grupo Green Day- en su cuenta de Instagram bajo una foto del homenaje a Pedro Aunión en el festival. "No sé por qué las autoridades decidieron no decirnos lo que había ocurrido antes de nuestro concierto. Todo lo que sé es que fuimos informados después de nuestro concierto. Esto nunca nos había pasado en 30 años tocando con Green Day. Si lo hubiéramos sabido antes de salir a tocar muy probablemente no lo hubiéramos hecho. No somos personas sin corazón".

Nos negamos a creer que nuestra sociedad sea inmune al dolor del ser humano y pueda obviar lo presenciado la noche del viernes por miles de personas. Si Green Day hubiesen sido informados del accidente antes de actuar porque, en el caso de tener la entereza suficiente para no cancelar (ellos dicen que es lo que habrían hecho), podrían haber convertido su concierto en un sentido homenaje al fallecido que todos los asistentes, trabajadores y organizadores tienen grabado en su memoria y recordarán siempre como se merece, pidiendo para él todos los honores o que pongan su nombre al festival o a la propia Caja Mágica. Cualquier cosa es poco. Descansa en paz Pedro.

Puedes seguir Tentaciones en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información