Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Consejos de Ryan Phillippe para ser todo un cachas

El actor lanza una aplicación con consejos de estilo de vida

Ryan Phillippe, el pasado mes de diciembre. Ampliar foto
Ryan Phillippe, el pasado mes de diciembre.

Las páginas de estilo de vida son también cosa de hombre y Ryan Phillippe es la última estrella masculina de Hollywood en sumarse a esta moda. El actor estadounidense, de 42 años, ha pasado un poco por todo. De estrella adolescente con Sé lo que hiciste el último verano a novio de América, o al menos de la actriz Reese Witherspoon, cuando la joven pareja contrajo matrimonio en 1999. Antes de todo esto también vivió en el garaje de un amigo mientras no tenía donde caerse muerto y soñaba con ser Paul Newman o Steve McQueen. Desde entonces, Phillippe ha seguido reinventándose.

Divorciado, padre amantísimo y ahora protagonista de la serie Shooter (El tirador), el actor se lanza estos días a un nuevo ruedo poniendo en marcha la aplicación Become. “Mi idea es simplificar la falta de información, o la información incorrecta, que existe sobre estos temas para que puedas tener un cuerpo estrella”, resumió el intérprete a este periódico a finales de junio. La aplicación estará disponible este mes de julio y su intención es centrarse, al menos en un principio, por completo en el campo de la salud además de ofrecer consejos sobre cómo mantenerse en forma. Especialmente a aquellos hombres que, como él, han superado los 40.

“Los actores, al igual que los atletas, nos entrenamos con los mejores además de contar con nutricionistas y médicos a nuestra disposición. Tenemos un acceso que no tiene la gente de la calle por falta de tiempo o dinero. Y en estos 20 años de carrera he aprendido mucho, algo que ahora quiero compartir”, explica. Lo tiene todo pensado. Become (que traducido al castellano sería transfórmate) ofrecerá a sus seguidores tanto tablas de gimnasia como “listas de la compra” para poner el cuerpo en forma. Puede ser la misma forma que la del físico de Phillippe, sin una gota de grasa bajo sus tatuajes. “No sé si estoy en la mejor forma de mi vida pero sí sé que estoy más fuerte que nunca”, afirma un artista de apariencia alfeñique pero que bajo la camisa guarda una buena musculatura.

“Me hace gracia que a los 42 años esté más fuerte que a los 20, pero es así”, añade el padre de tres niños: Ava, de 17 años, Deacon, de 13 y Kai, de 5. En esto influyen las tablas de ejercicio —“tanto artes marciales como pesas”, explica— que sigue desde hace décadas y realiza una media de cinco días a la semana, al menos una hora u hora y media, eso antes de comenzar un rodaje. Luego, con jornadas de 14 horas diarias durante la filmación de El tirador, tiene menos tiempo. “Pero toda la acción que ves en la pantalla es mía. Mi doble se limitó a sustituirme en una ocasión durante toda la primera temporada”, admitió.

Ryan Phillippe y Reese Witherspoo, en el estreno de 'Crueles Intenciones' en Nueva York en 1999.
Ryan Phillippe y Reese Witherspoo, en el estreno de 'Crueles Intenciones' en Nueva York en 1999.

Además del ejercicio, a Phillippe también le gusta la meditación como forma de eliminar el estrés. El actor ha confesado a la prensa con anterioridad que tras su divorcio, a finales de 2006, estaba “físicamente destrozado” y que hasta llegó a considerar el suicidio. Nada de eso queda en el Phillippe actual que combina su carrera como actor con su interés en la realización además de contar también con una carrera en el mundo de la hostelería. “Me va muy bien. Además de un Craig’s en Melrose (avenida de Los Ángeles), tengo proyectado para el próximo año un nuevo restaurante en Beverly Hills y quizá un lounge en Miami. Me gusta diversificar”, admite ampliando una cadena de restaurantes donde suele ser visto con sus últimas conquistas.

runnin this beach -- @mensfitnessmag (@rikerbrothers) issue out 5/22

Una publicación compartida de @ryanphillippe el

Pero queda claro que en estos momentos su mayor interés está detrás de su lifestyle. “Aquellos que nos sigan recibirán cada mes en casa una caja con los suplementos, las proteínas en polvo y los productos de belleza que utilizan las estrellas”, explica. En su opinión, algo mucho más sencillo que ir de compras. “Y, sobre todo, te evitará toda la confusión sobre lo que lees en la Red. De si esto es muy bueno hoy y mañana es lo peor”, resume con humor.

Su faceta más altruista

Convertirse en padre despertó el lado más sensible de Ryan Phillippe. Pero rodar en 2010 la cinta Bang-Bang Club—película que narra la vida de cuatro fotoperiodistas sudafricanos blancos que arriesgaron su vida para denunciar las atrocidades del régimen del apartheid—, le cambió la vida. Gracias a los meses de rodaje en Sudáfrica el actor pudo convivir con la población y conocer de cerca la precaria situación en la que viven muchos de ellos, en especial los niños. Desde entonces comenzó a colaborar con organizaciones benéficas a favor de los menores africanos como Children’s Defense Fund. Otra causa por la que ha tomado partido es la defensa de los condenados injustamente. En 2015, Innocence Project lo nombró embajador de esta organización que se dedica a recopilar pruebas de ADN para defender a quienes han sido condenados injustamente.